La política del espectáculo

A raíz de las fallas en la repavimentación de la Alameda, es interesante el fenómeno que ocurre cuando la política del espectáculo se debe hacer cargo de la representación que le entregan a los políticos los ciudadanos.Adjunto mi primera columna que escribí (Julio 2004) titulada "El medio sí importa", donde hablaba del por qué los políticos hacen un espectáculo de lo que debiera ser considerada una tarea básica en su labor, como por ejemplo, remodelar la ciudad. Además, adjunto un par artículos publicados por El Mercurio donde se comenta el informe desarrollado por el DICTUC sobre las fallas en las reparaciones en la Alameda.

El medio sí importa Arturo Arriagada 25 Julio 2004

¿Porqué los políticos hacen un espectáculo de lo que debiera ser considerada una tarea básica en su labor, como por ejemplo, remodelar la ciudad? La última actuación del Intendente de Santiago poniéndose la camiseta, diciendo “cumplimos” para mostrarle al país la repavimentación de la Alameda, deja al descubierto que la necesidad de figuración pública, además del funcionamiento actual de la comunicación política, pesan por sobre las mínimas obligaciones que le competen a una autoridad.

Los medios de comunicación se transformaron en el comodín perfecto para hacer de un arreglo vial una especie de Teletón para todo Chile. ¡Qué pensará la gente de regiones! La centralización se transmite a todo el país. Así es la política, un nuevo programa que transmiten los medios, donde sus protagonistas se ponen camisetas para representar el triunfo de las promesas cumplidas, y así las audiencias los recordarán o cambiarán al momento de hacer zapping electoral.

Los discursos que los políticos utilizan para validar su trabajo y gestión, se simplifican en un par de segundos donde miran a las dueñas de casa, a los cesantes o a la audiencia que sea seleccionada para transmitir los mensajes, apelando al igual que las teleseries a sentimientos para generar empatía y obtener el voto, el punto de rating con el cual se miden estos nuevos protagonistas de la fama. De esta manera, la política se transforma en una actividad similar a la de promoción de teleseries, donde los Mercader o los Pincheira muestran sus historias en programas, su trabajo en matinales o noticieros centrales, así van logrando rating, votos y cargos públicos.

Si cualquier ciudadano chileno hiciera una fiesta por cumplir con su trabajo, este país sería un carnaval y sus carreras sufrirían ascensos que provocarían una gran movilidad social.

Pese a que estas técnicas han sido desarrolladas por Lavín hace varios años, la nueva figura de la Concertación, Marcelo Trivelli (el derechamente opuesto), ocupa similares estrategias para captar audiencias, es decir, rating, y en pocas palabras: votos. La relación dependiente que se construye entre los medios y la política, puede ser bastante nociva a la hora de comunicar mensajes a la ciudadanía, teniendo en cuenta que por más cámaras, canales o micrófonos que trasmitan, más se magnifica el trabajo de las autoridades. Así, no se distingue bien qué pesa más, si el contenido del mensaje que la autoridad comunica, el cual genera un lazo con los ciudadanos o mostrar en pocos segundos un set de televisión muy parecido a la ciudad o al país que conocemos.

No se trata de minimizar el trabajo ni el mérito de las personas que trabajan en cargos públicos, pero no se puede hacer un mega evento por las mínimas funciones que deben ejercer.

Las autoridades pasan a ser figuras mediáticas, transformándose en líderes para las audiencias, sobre los cuales se crean expectativas. Por lo tanto, la responsabilidad que les compete a las autoridades a la hora de comunicar a través de distintos medios sus acciones u opiniones, es de vital importancia. De esta forma, esa dependencia entre política y medios de comunicación, hace que los mensajes tengan un sentido efectista y cortoplacista, por ejemplo, decir “cumplimos” o hablar de “vivir el verano” son formas vagas de dar a conocer ciertas acciones, las que apelan a la empatía de las audiencias; generándose no con un fin de dar cuenta del trabajo, sino más bien con el objetivo de crear realidades falsas frente a las labores realizadas. Por lo tanto, la campaña es permanente y el rating se pelea punto a punto, voto a voto.

Es mucho más honesto comunicar en base a realidades que se van creando a lo largo del tiempo, y el proceso del trabajo puede lograr mejores resultados desde el punto de vista de la votación, más allá del efectismo simultáneo y momentáneo entre políticos, medios y ciudadanos, o sea la responsabilidad es fundamental porque la cuenta puede ser muy grande si se actúa “políticamente”.

Finalmente este fenómeno no ha dado con el efecto anhelado: captar los votos de los jóvenes. Son ellos los que castigan esta tendencia, ya que si bien los medios de comunicación se convierten en un referente para la realidad en que se desenvuelven, no reconocen como honesta la labor de las autoridades que ocupan mecanismos de comunicación similares a los desarrollados por los propios medios, adaptándose a ello y no a reflejar, a través de un trabajo coherente, el resultado de las funciones ejercidas por las cuales les pagan. Es decir, el medio sí importa.

El Mercurio/Sábado 13 de Mayo de 2006 Trabajos sirvieron un año, según estudio: UC recomienda reparar otra vez la Alameda

Dos de los tramos clave se deterioraron en su totalidad y hay riesgo de desprendimiento que hace peligrar la seguridad vial.

UZIEL GÓMEZ

"Cumplimos", decía un gigantesco letrero ubicado a fines de febrero de 2004 en el balcón principal de la intendencia metropolitana, que da hacia la Plaza de la Constitución, ubicada frente a La Moneda.

Otro "cumplimos" inmenso se instaló en la Alameda con Vicuña Mackenna la noche que se terminó de repavimentar el lado norte, en medio de abrazos, celebraciones, vino, empanadas, bebidas y cositas para picar.

El entonces intendente, Marcelo Trivelli, y la directora del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), Laura Gómez, se mostraron complacidos porque se pudo hacer el trabajo en menos de 30 días, el plazo fatal.

Sí hubo que lamentar la muerte de cinco peatones.

Al siguiente verano, la sucesora de Trivelli, Ximena Rincón, dirigió durante 48 días la repavimentación del sector sur, período en que fallecieron ocho transeúntes.

Las autoridades prometieron que la reparación duraría al menos 15 años, porque se empleó tecnología de punta.

Ahora resulta que "una parte importante de los tramos se encuentran en regular y mal estado. Se esperaría encontrar un pavimento con un solo tipo de superficie, con el menor grado de deterioro. Sin embargo, la Alameda muestra exactamente lo contrario a lo deseado y recomendado".

Detallada inspección

Ésta es una de las conclusiones de la Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad Católica (Dictuc), luego de inspeccionar meticulosamente cada metro de repavimentación.

El informe sostiene que "algunas soluciones estructurales no cuentan con el suficiente respaldo técnico que permita fundamentar los espesores de diseño".

Los pavimentos de dos de los tramos mayores "se han deteriorado en un 100% y en la actualidad es posible observar claramente las reparaciones mayores y menores realizadas con posterioridad".

En la página 75 se señala que los pavimentos "continúan agrietándose y las reparaciones de juntas comienzan a mostrar nuevos signos de deterioro".

Claramente, la reparación del sector sur quedó mejor que su vecino del frente.

La situación más compleja en el lado sur se presenta en el sector comprendido entre Diagonal Paraguay y Zenteno, dadas la gran cantidad y heterogeneidad de las reparaciones realizadas.

Los resultados de pruebas fricción de materiales revelaron que hay gran diversidad entre tramos contiguos, incluso entre pistas de un mismo tramo, por lo que se recomienda homogeneizar la superficie de rodado a lo largo de todo el eje e incorporar una evaluación de la pista de automóviles.

"Se propone como estrategia de largo plazo rehabilitar completamente la superficie de rodado de la Alameda, con una solución homogénea a lo largo de todo el eje. Esta solución, además, debe entregarle una capacidad estructural tal que su vida útil estimada sea superior a 25 años y sólo requiera de conservaciones menores, de manera que no sea necesario realizar trabajos de rehabilitación cada dos años". Esta es la principal conclusión (página 76).

"Estudio de pavimentos Avenida Libertador Bernardo O'Higgins, calzadas norte y sur".

24 de marzo de 2006, Dictuc.

Informe de la Intendencia advirtió antes de las fallas

"Sería ahora. Y digo dentro de este mes".

Ésa fue la categórica respuesta que dio a "El Mercurio" el 18 de julio de 2005 la intendenta metropolitana, Ximena Rincón, al anunciar los trabajos de la (re)reparación de la Alameda norte, obras que realizó su antecesor, Marcelo Trivelli.

Un informe preliminar de la intendencia reconoció que hubo "sellado de juntas de hormigón mal ejecutadas en todos los tramos de hormigón de concreto vibrado".

Baches, grietas, reparaciones sin sellos, roturas sin arreglos, desniveles y falta de juntas de dilatación fueron parte de las deficiencias detectadas por los técnicos del gobierno regional.

La gravedad de las fallas obligó a Rincón a actuar rápido.

Tan pronto conoció el informe, envió un oficio al Serviu para que sus técnicos, quienes fiscalizaron las obras de 2004, evaluaran la dimensión del daño del pavimento, e hizo efectiva la garantía de las constructoras para los arreglos.

Pero dos días después, el 20 de julio del año pasado, Trivelli replicó a este diario que "las responsabilidades pasan por las empresas que construyeron. Yo no vi los contratos en detalle, es parte del Serviu. Nosotros pusimos la plata e hicimos las coordinaciones para los efectos y para que la reparación saliera en los tiempos planeados".

El ex intendente dijo, entonces, que demoró mucho la aprobación del presupuesto entre el Congreso, Mideplan, el Consejo Regional y la Contraloría.

El Mercurio, Martes 16 de mayo de 2006 Plaza Italia-General Velásquez:

Alameda volverá a ser intervenida por fallas

Nuevas reparaciones fueron exigidas por el Serviu a las constructoras, y están al margen de la recomendación de la Dictuc de "rehabilitar completamente" la avenida capitalina.

UZIEL GÓMEZ

Se retiraron los carteles "cumplimos", se silenciaron las celebraciones con empanadas y vino tinto, pero no los molestos trabajos de reparación en la Alameda.

La principal avenida capitalina será reintervenida en muy corto plazo, en su lado norte, al menos en cinco puntos con problemas de pavimento.

Los sectores más afectados que se volverán a reparar están entre Plaza Italia y el cerro Santa Lucía, y entre Teatinos y General Velásquez.

En estas áreas, la solución de hormigón de 12 centímetros aproximadamente presentó fallas y grietas desde la base.

La nueva intervención la decidió el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) en marzo último, luego que un comité de ingenieros revisara la Alameda para determinar si accedían de las constructoras la recepción definitiva.

Ello, porque la garantía de las obras de febrero de 2004 vencía en marzo pasado.

Pero los ingenieros opinaron que las empresas debían reparar primero, antes de recibir el documento de finiquito que las libera de responsabilidad.

Estos trabajos están al margen de la conclusión de la Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad Católica (Dictuc), de "rehabilitar completamente" la Alameda.

De hecho, el intendente Víctor Barrueto recién entregó ayer al Serviu el informe de la Dictuc, que cuestiona el diseño que realizó el organismo de Vivienda.

"Algunas soluciones estructurales no cuentan con suficiente respaldo técnico que permita fundamentar los espesores de diseño", dice el documento.

Barrueto informó que el tema será discutido en el Consejo Regional.

Los arreglos, en principio, estaban programados para iniciarse anoche, pero fueron postergados por varios días o semanas para no hacer "ruido" con el informe de la Dictuc.

Es el mismo sector que fue arreglado entre julio y agosto del año pasado, luego de un informe realizado durante la gestión de la intendenta Ximena Rincón.

El documento, en esa ocasión, indicó que "se observa sellado de juntas de hormigón mal ejecutado en todos los tramos de hormigón de concreto vibrado".