Think Tanks ¿Qué son?

Ayer El Mercurio publicó este artículo que trata sobre los Think Tanks: esas instituciones que apoyan a candidatos presidenciales y políticos en el desarrollo de políticas públicas.Lo aburrido del artículo es que no indaga más allá de la relación formal idea-político-partido, es decir, quiénes son los cerebros detrás de estas instituciones, cuánto pesa cada Think Tank en la política actual, etc. ¿Cuál es el real aporte de estas instituciones? ¿Por qué cada partido necesita uno? Acaba de surgir el Instituto Igualdad del Partido Socialista, por ejemplo. Finalmente Think Tank es poder y todos quieren tenerlo.

THINK TANKS / Los cerebros que estudian los temas para las candidaturas: Los centros detrás de las campañas El Mercurio Martes 10 de mayo de 2005 RENÉ OLIVARES

Silenciosamente, nutren de contenido a los políticos. De la misma manera, realizan estudios y forjan estrategias para anticiparles los probables escenarios a los candidatos. Las ideas novedosas, el cambio y los ajustes a la continuidad salen de estas fuentes académicas, pero con vinculación partidaria.

Seguramente, varias de las decisiones que tome el próximo Presidente de la República habrán nacido de algún "think tank". Estos centros de estudios están de moda en el mundo político, más aún en un año electoral, cuando los candidatos requieren propuestas y diferenciarse.

Los hay de todas las tendencias. Trabajando en la candidatura de Joaquín Lavín están principalmente Libertad y Desarrollo, la Fundación Jaime Guzmán y el Instituto Libertad.

Aparte de sus diversos estudios, encuestas y publicaciones, se coordinan a través de los Talleres Bicentenario, instancia especialmente creada para generar planteamientos que nutran la campaña, y un eventual gobierno de la Alianza por Chile.

De allí han surgido ideas como la de un royalty "alternativo" o "la tercera es la vencida", que aumenta las penas para delincuentes que reincidan.

En la Concertación, los más grandes "tanques de pensamiento" han optado por "trabajar por la coalición", a la espera de los resultados de las primarias del 31 de julio. Es el caso de Chile 21, Tiempo 2000 y el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED). Pero tras la postura oficial, muchos de quienes integran estos "think tanks" trabajan a título personal en las campañas de Bachelet y Alvear. A modo de ejemplo, el senador Carlos Ominami (PS) es el presidente de la fundación Chile 21 y trabaja para la precandidata socialista. Lo mismo ocurre con Andrés Velasco y Jorge Marshall, de Expansiva. La contraparte es Sergio Micco. Paralelo a la dirección del CED, asesora a Alvear.

El que sí está en plena campaña para Bachelet es el nuevo Instituto Igualdad, que dirige Marcelo Schilling. Vinculado al PS, se centra en temas de previsión, democracia, empleo y modernidad.

Expansiva es todo lo contrario, de corte liberal, y sus integrantes están divididos entre una y otra candidata, aunque la mayor inclinación a Bachelet generó el reclamo de los miembros DC.

Y otros centros, como la Facultad Latinoamericana de las Ciencias Sociales (Flacso), asociada a personeros PS-PPD, prefieren tomar distancia. Su coordinador académico, José Jara, dice que se abocarán a la "reflexión académica para intentar plantear temas para el debate. Así, aunque no apoyamos a ningún candidato, sí hacemos un seguimiento a sus agendas de campaña".

Definiciones en alianza

Los principales "think tanks" de derecha viven momentos bastante particulares. Por un lado, el Instituto Libertad y Desarrollo (LYD) está en plena celebración de sus quince años, por lo que ha preparado un programa aniversario, que aprovecharán para "profundizar en los temas que nos preocupan", asegura su director, Cristián Larroulet. Menciona la pobreza como prioridad: "Queremos identificar cuáles son las políticas que han retrasado el avance en la redistribución del ingreso". Para lograrlo, Larroulet cree que "es clave revertir los resultados de la prueba Simce" y para ellos buscarán que "la subvención educacional reconozca las distintas dificultades de los menores". En el campo de la salud, la prioridad de LYD es mejorar la calidad de la gestión en la salud primaria.

Por su parte, el Instituto Libertad está enfocado a renovar las líneas programáticas de Renovación Nacional, partido al cual pertenece, apuntando a la igualdad de oportunidades como concepto base. La directora del instituto, María Luisa Brahm, explica que es lo que buscarán instalar en el debate y en el discurso Lavín: "La desigualdad se sustenta en la gran cantidad de barreras que tienen las familias de menores ingresos a la inversión en educación y salud, y en el acceso a la justicia y al capital de trabajo, por lo que es necesario trabajar enfocados en cambiar esta situación", asegura.

La equidad también es tema en los centros vinculados al oficialismo. Pero esperarán las primarias para detallar sus propuestas.

Chile 21 (bastión del laguismo, liderado por Carlos Ominami y dirigido por Clarisa Hardy) está postulando las "reformas de segunda generación" para aumentar la participación ciudadana. Hardy explica que "es ponerse a pensar en los desafíos de la calidad de la democracia que Chile requiere" y que el elector pueda intervenir a través de iniciativas populares de ley, referéndum y presupuestos participativos.

Marcelo Schilling explica el trabajo del Instituto Igualdad en post de la precandidata PS-PPD-PRSD: "Se nos pide desde facilitar el espacio que tenemos para reuniones, hasta un aporte específico sobre descentralización, regionalización, cuestiones tributarias o el tema provisional".

El recién llegado ex embajador de Chile en Francia explica que hoy suman entre 65 y 70 personas, "la mayoría jóvenes", los que en unos meses más, asegura, sumarán 600, dado el interés manifestado por afiliarse y "usar la razón social del instituto".

Sobre su contribución a la campaña de Bachelet, quiere que el aporte de Igualdad se centre en la modernidad y el campesinado en Chile: "Queremos que el seminario dedicado a este punto sirva para la creación de una confederación campesina", explica.

Por su parte, el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) reunió sus propuestas de gobierno en "De la ética de la urgencia a la urgencia de las ideas". Sergio Micco, su director, explica: "Debemos entrar en una nueva etapa de desarrollo latinoamericano, menos preocupados de las reformas liberales implementadas a partir de 1979 y más centrados en las lecciones de integración de la Europa social".

Dicha propuesta tiene mucho que ver con alcanzar un mayor nivel de equidad, donde la postura es coincidente con lo que expone el presidente de Tiempo 2000, el DC Jorge Navarrete: "Hace cuatro años era impensado que un ministro de Hacienda dijera que la distribución del ingreso en Chile era un escándalo. Pero yo lo escuché de Eyzaguirre en la Enade". Navarrete asegura que "las candidatas de la Concertación saben que les tocará transitar por otros caminos, no porque renieguen de lo que se ha hecho, sino porque simplemente a veces el éxito en algunas cosas ha creado otros problemas. El ejemplo más evidente es la inequidad, por lo que hay que trabajar en ello".

Todos apuntando a la equidad

Un tema común a las propuestas de los think tanks se refiere a la superación de la pobreza y a cómo alcanzar un mayor nivel de equidad en nuestro país.

Así, un centro progobierno como Chile 21, reconoce a través de su directora, Clarisa Hardy, que Chile ha sido exitoso en reducción de pobreza, "pero lo que no se ha resuelto es el tema de la equidad, por lo que concentramos nuestros esfuerzos en buscar mecanismos de protecció n social, y que se entienda que ésta no es sólo para los más pobres, sino para todos los que ven amenazada su calidad de vida".

Pero para los "think tanks" ligados a la oposición, también en la equidad se fundan las propuestas. El Instituto Libertad (perteneciente a Renovación Nacional) postula que la gran brecha económica entre ricos y pobres es el mejor cuestionamiento a las reales oportunidades que existen en Chile para que algunos grupos de la población accedan a mejores condiciones de vida.

Por ello, cree fundamental lograr "la igualdad de oportunidades, que tiene por objeto establecer las mismas reglas para todos, no sólo en la partida, como se ha pretendido sin gran éxito, sino también durante toda la carrera. Es decir, emparejar la cancha", reza el texto.

Aumento en la demanda de ideas

Como el año electoral que es, 2005 ha traído un aumento en las solicitudes de parte del mundo político y la ciudadanía hacia los "think tanks". Así lo reconoce el director de Expansiva, Andrés Velasco: "Nuestra página web ha tenido un aumento fenomenal de visitas. Tuvimos 10 mil visitas en febrero, y desde entonces han seguido aumentando. En marzo tuvimos 14 mil, y en abril siguen subiendo", explica.

La directora del Instituto Libertad, María Luisa Brahm, coincide con Velasco en que se percibe un aumento de la demanda por ideas, reconociendo que este año tendrán "un doble desafío", pues "existe mayor trabajo en las asesorías a la labor legislativa, que se realizan todos los lunes en el instituto, para diputados y senadores.

A éstas se suman, además, las constantes sesiones de apoyo a nuestra presencia en el área municipal", asegura.

Escéptico sobre esta mayor cantidad de solicitudes, al menos de parte de parlamentarios, está el director del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), Sergio Micco: "Los congresistas norteamericanos leen, promedio, once minutos diarios. Los congresistas chilenos, aun si van a la reelección y están apoyando a un candidato presidencial, no tienen tiempo para un trabajo intelectual más allá del propiamente legislativo", argumenta.

Todos los centros, aunque con visiones distintas, tienden a mencionar la equidad como tema prioritario para las campañas electorales.