El framing de Lagos

Una columna mía donde analizo la forma de controlar la agenda mediática por parte del Presidente Ricardo Lagos en las últimas semanas con frases como "El fin de la transición" y "El gobierno no se disculpa". Sumado a este manejo, se encuentra el framing de los medios, es decir, importa más el cómo se dice por sobre lo que realmente se dice. 24 de Agosto 2005 El framing de Lagos Arturo Arriagada Estudiante de Sociología Universidad Diego Portales

Si bien las intenciones del Presidente Lagos al indultar a Manuel Contreras Donaire pueden haber estado orientadas a la reconciliación del país, luego de haber declarado hace unas semanas que la “transición llegó a su fin”, lo más probable es que dichas acciones sólo respondan a demostrar el control de la agenda que tiene el presidente. La guerra del framing o el enmarcamiento está desatada, es decir, importa más el “cómo se dicen las cosas “ que lo que realmente se dice, especialmente en una época de elecciones donde cualquier palabra puede ser causal de eliminación. Si no, habría que preguntarle a Piñera o al mismo Lagos al ver cómo evitó las disculpas del gobierno al candidato RN.

No es casualidad que el tema de conversación en el almuerzo del domingo haya sido el indulto del Presidente Lagos a un militar que asesinó al dirigente sindical Tucapel Jiménez. Después de varias semanas donde los temas del domingo pudieron haber sido la elección presidencial, la crisis de la derecha, la “bajada” de Lavín y la pregunta de Jocelyn-Holt a Bachelet, entre otros, quedó claro que el Presidente Lagos sigue con las intenciones de mantenerse como el líder de los chilenos hasta el fin de su mandato. Los medios de comunicación han hecho eco de la situación dándole una enorme cobertura a las palabras del Presidente, gracias también a la descoordinación de los ministros Vidal y Puccio a la hora de enfrentar a los periodistas y sus preguntas.

Si a los medios de comunicación les importa más el “cómo se dice” en vez de aquello que realmente puede decir una persona, en este caso el Presidente de la República, es evidente que las dos frases de Lagos en las últimas semanas están dirigidas a dejar en claro que él no se ha retirado de la vida política, además de construir una agenda propia para controlar los distintos temas que se le estaban yendo de la manos como el caso MOP-Gescam,

Esto es el framing, es decir, cómo los medios enmarcan ciertos temas de interés público dándole una intencionalidad distinta muchas veces a los mensajes, determinada entre otros factores por el interés político del medio o por la construcción propia de un periodista ante un hecho. El framing derriba dos mitos: el primero tiene que ver con la tan anhelada objetividad a la cual aspira el periodismo, debido a la intención que el periodista o el medio le puede dar a un hecho puntual. En segundo lugar, se abre una oportunidad para los medios de aumentar la credibilidad en sus audiencias y el nivel de consumo de sus productos informativos por parte de éstas al tomar posición ante ciertos hechos, por ejemplo, lo que hace The Clinic a través de la irreverencia da resultados a nivel de credibilidad y lectoría.

Las frases del Presidente Lagos tienen un objetivo claro: construir una agenda propia y desmarcarse de la contingencia electorlal, además de enfrentar a los medios al dilema del framing, es decir, confrontar las formas de enmarcar que tienen los distintos medios de comunicación ante un tema como la transición política de Chile, hecho que genera posiciones marcadas en la historia de la prensa en el país.

El desafío lo tienen los medios para capitalizar su propia forma de enmarcar y obtener una mayor credibilidad por parte de sus audiencias, entregando mejores productos que aumenten sus niveles de consumo y de paso tener una participación activa en un año electoral, más allá de reportajes con títulos que de por sí generan desconfianza un día domingo.