Cambio en el equipo

Domingo 13 de Enero, 2007.Cambio en el equipo La Nación Domingo Arturo Arriagada Universidad Diego Portales

Las analogías que ha empleado el Gobierno para explicarle al país sus dificultades para construir un gabinete exitoso -comparándolo con un equipo de fútbol, y sus dos años restantes con un “segundo tiempo”- también son una señal del estilo que imperará en La Moneda durante el último tramo de la era Bachelet. Así, la llegada de Edmundo Pérez Yoma a Interior representa un cambio en el estilo de liderazgo de la Mandataria.

Si bien por su cumpleaños al ministro Pérez Yoma le entregaron tres regalos en La Moneda, dos de ellos constituían símbolos de su rol en Palacio. El primero, una foto de su padre, Edmundo Pérez Zujovic, ministro del Interior de Frei Montalva, con dicho Presidente. Y el segundo, la jineta de capitán del equipo de Gobierno para conducir el “segundo tiempo” de Bachelet.

Como los regalos fueron entregados por la presidenta de la DC, Soledad Alvear, es posible comprender su carácter simbólico. La foto de Pérez Zujovic con Frei Montalva significa potenciar el rol de la DC en una desordenada Concertación, así como también su rol al interior de una administración que hasta ahora no le prestó atención a los partidos políticos. Y nada más explícito que una jineta de capitán para pedirle a Pérez Yoma que lidere a ministros ausentes y reactivos.

Pero dado que el Gobierno quiere parecerse a un equipo de fútbol, para tener éxito es necesario entrenar y jugar estratégicamente lo que resta de tiempo. Bachelet no tiene tiempo para entrenar, pero sí le quedan partidos importantes por ganar. Por eso, es clave la confianza entre los jugadores.

Pérez Yoma viene entrenado después de un tiempo ausente en el poder. Pero eso es como andar en bicicleta. Porque sabe cómo construir relaciones políticas, lograr acuerdos y ejercer el poder, Pérez Yoma es el capitán del Gobierno de Bachelet. Y es en la confianza donde tiene que trabajar con la Presidenta para no terminar como su antecesor. Si Bachelet confía en Pérez Yoma, el actual ministro será un actor clave en la unidad de la Concertación y el líder en el éxito del cuatrienio de la primera mujer en llegar a La Moneda.

Para ello, Bachelet deberá estar dispuesta a ceder protagonismo, comunicarse de mejor forma con su equipo de Gobierno y así, entender que al distribuir el poder no está colaborando en su femicidio político.

Bachelet se equivocó en su primera declaración con Pérez Yoma en Interior, al decir que las confianzas se construyen. Si lo eligió aunque sea a regañadientes debe confiar en sus capacidades y asumir que los equipos rinden cuando hay un entrenador que cree en sus jugadores.

Si ella no ejerció el rol de capitana, debe mirar el partido desde más afuera y potenciar a su equipo como un DT estratégico. Por ello, si quiere terminar con éxito su Gobierno, Bachelet debe estar dispuesta a delegar en Pérez Yoma la toma de decisiones políticas, además de incrementar sus cuotas de poder en La Moneda.

Pero como no todo es alegría, el capitán Pérez Yoma en Palacio será el jugador que opacará el rol simbólico de Bachelet en el equipo. La gente va a ver al estadio al jugador que hace los goles y no al DT. Porque representó un estilo horizontal de ejercer el poder que no rindió los frutos esperados y que sucumbió ante una cultura política presidencialista, Bachelet, en los dos años que le restan, debe aparecer como la ideóloga de un nuevo esquema de juego para su equipo, comunicando cada uno de sus logros. Así como el comercial en que Iván Zamorano le agradecía a su entrenador, Pérez Yoma debe compartir cada triunfo con Bachelet.

Con ello ambos ganan, y lo que era una pérdida de poder y liderazgo se puede convertir en una nueva forma de gobernar en épocas de crisis. De paso, la Presidenta podrá quedar satisfecha de ser la directora técnica de un equipo que, si bien demoró en afiatarse, tuvo jugadores lesionados y no logró el campeonato, pudo mantenerse en primera división.