La "nueva" vocera

14 de Mayo, 2007La “nueva” vocera Arturo Arriagada Escuela de Periodismo Universidad Diego Portales

Luego del encuentro que tuvo con la presidenta Michelle Bachelet la semana pasada, Soledad Alvear puede convertirse en la nueva vocera de la Concertación en situaciones de crisis. Porque cuenta con la confianza estratégica de Bachelet para ordenar filas en el conglomerado de gobierno, Alvear tiene la posibilidad de ser la ama de llaves del palacio de gobierno para las elecciones presidenciales de 2009.

Al decir “esto no da para más”, la senadora y presidenta de la Democracia Cristiana automáticamente se transformó en la vocera de Bachelet en la crisis que afecta a la coalición de gobierno por dos razones. La primera tiene que ver con la oportunidad de Alvear para dar a conocer este tipo de mensajes ante la opinión pública. Es ella quien tiene que reafirmar su liderazgo tanto al interior de la Concertación, como ante la ciudadanía para ser la futura candidata presidencial del conglomerado de centro-izquierda. En segundo lugar, Bachelet no ha sido una buena comunicadora con los partidos de la Concertación, y encontró en Alvear una interlocutora efectiva, válida, pero indirecta con los partidos que han saboteado sus últimas propuestas ¿La razón? El llamado lo hizo a través de los medios, y no en una reunión cara a cara con los representantes de los partidos.

Entendiendo que los medios masivos tiene un rol cada vez más importante en la configuración del debate político, ya que en ellos se centra gran parte la interacción entre el gobierno y la opinión pública, el mensaje de Alvear permite asumir el conflicto de la coalición de gobierno, posicionarse ante la ciudadanía como la líder y representante de Bachelet hacia la Concertación, pavimentando el escenario para la presentación de las propuestas que el gobierno realizará durante el discurso “televisado” del 21 de Mayo. En este escenario, Alvear podrá reforzar poco a poco – y a nombre de Bachelet- dichas propuestas en los medios hacia la opinión pública.

Si bien Bachelet partió su gobierno ignorando a los partidos de la Concertación, poco a poco entendió que sin ellos su gobierno no terminaría en buen pie. Por esta razón, y luego de las crisis que han afectado su mandato, comprendió que los partidos políticos son el factor clave para sacar adelante su programa de gobierno, ya que sin su apoyo el diseño y la implementación de políticas públicas que mejoren la calidad de vida de los chilenos es sólo un ideal. Si no es posible acordar el diseño de políticas públicas entre los partidos políticos y el gobierno, menos se podrán comunicar a través de ellos y los medios de comunicación. En este escenario, la necesidad de un vocero que ordene las filas de los partidos que integran la Concertación en torno a las iniciativas de La Moneda era inmediata, y Alvear quedó en una inmejorable posición para asumir el desafío.

Porque Alvear necesita potenciar su campaña como futura candidata presidencial de la Concertación, dependiendo ésta del éxito o fracaso del gobierno de Bachelet, debe ser la interlocutora válida entre el gobierno y los partidos de la Concertación. Ya dio un primer paso al validarse ante los medios como una emisaria de Bachelet, y ahora el desafío estará en convertirse en la vocera de gobierno para los partidos políticos.