Elite 2.0

27 de Junio, 2008Elite 2.0 Arturo Arriagada I. Revista Capital No 231

Si en Chile las elites se reproducen en colegios, universidades y lugares de veraneo familiar, en Facebook -el sitio de redes sociales de moda- la misma elite en su versión 2.0. llevará las salas de clases y playas a un mundo virtual, gracias a la conexión a Internet que tienen en sus casas.

En mayo de este año, un estudio de la consultora O´Reilly (http://oreilly.com) señaló que en el mundo existen 70 millones de usuarios de Facebook, y un 50% tiene entre 18 y 25 años. Ahora bien, el 61% del total se encuentra en EE.UU. (35% y primer lugar del ranking), Inglaterra (14% y segundo lugar) y Canadá (12% y tercer lugar). Los países latinoamericanos con más usuarios son Colombia (4% y sexto lugar) y Chile, que fi gura en el décimo lugar del ranking, con el 2%. Pero al tomar como referencia la población total de estos países, se observan diferencias. En el caso de EE.UU., un 8% de los ciudadanos tendría una cuenta en Facebook, mientras que en Inglaterra sería el 16%, en Canadá el 28% y en Colombia, el 7%. En Chile, 1 de cada 10 personas posee una cuenta en el sitio de redes sociales.

Pero Chile presenta desigualdades en el acceso a Internet que hacen difícil pensar que todos los ciudadanos podrán tener su propia red social virtual. En 2007 -según datos de la Subtel- un 26% de los hogares en el país tenía conexión a Internet. Y a mayor nivel socioeconómico, mayor es la cantidad de hogares conectados. Si en el segmento ABC1 el 70% de los hogares tiene Internet, en el D es el 13% y en el E, sólo un 5%. De esta forma -gracias al acceso a Internet- la elite chilena se está reproduciendo en el mundo virtual.

Teniendo en cuenta que a nivel mundial un 50% de los usuarios de Facebook es menor de 25 años, esta plataforma puede convertirse en un espacio de participación ciudadana. Pero para que exista participación en el mundo virtual es necesario que las personas tengan similares condiciones de acceso a Internet. Y si bien son pocos los casos en que la participación se ha organizado a través de nuevos medios como blogs o redes sociales, éstos son un llamado de atención para una clase política, que sigue hablando en versión 1.0.

En una encuesta realizada este año por la UDP a jóvenes de la Región Metropolitana de entre 13 y 24 años, un 79% considera que los sitios de redes sociales les permiten hablar de los temas que les interesan, y un 45% cree que estos sitios potencian las conversaciones sobre los hechos que afectan al país. En el caso de la "píldora", el grupo a favor de su entrega que más miembros tiene en Facebook supera los 20 mil. Si esto lo llevamos a las campañas políticas, el candidato demócrata Barack Obama es el hombre del millón de amigos en Facebook, y gracias a esta plataforma ha podido organizar su "movimiento" por todo EE.UU.

Sabemos que en Chile existen bajos niveles de inscripción electoral por parte de los jóvenes. Si a ello agregamos las diferencias en el acceso a Internet por grupo socioeconómico, el gobierno y la clase política tienen una oportunidad para nivelar la cancha y fomentar la participación a través de nuevos medios de comunicación. De esta forma, aquellos que se sienten excluidos por no estar inscritos podrán buscar otras formas de inclusión y participación en los medios online. Así será posible sumar fuerzas para romper el círculo vicioso de la elite chilena, que hasta ahora no tiene competencia en el mundo real y virtual.