Piñera y la memoria olvidada

25 de Julio, 2008Piñera y la memoria olvidada Arturo Arriagada Escuela de Periodismo Universidad Diego Portales

El pasado muchas veces se hace presente en la forma que tiene Sebastián Piñera para acercarse a la gente. Cuando insiste en tratar a los electores como potenciales clientes de su nuevo producto -el "servicio público"-, Piñera olvida las encuestas que con tanto entusiasmo sigue. Las mismas que reflejan el rechazo de la ciudadanía hacia los "servidores públicos". Si Piñera cree que de esa forma la opinión pública lo va a identificar como un político que fue empresario, los hechos son más que las palabras si de vender sus empresas se trata. En caso contrario, y antes de la elección presidencial, Piñera terminará por engrosar la lista de los candidatos de derecha que intentaron derrotar a la Concertación para llegar a La Moneda.

La "locomotora" olvida que para ganar elecciones es clave la construcción de un relato en vez de quemarse con declaraciones ante cada contingencia. Ahora bien, con la respuesta que dio ante las denuncias contra el alcalde Sabat, Piñera actuó conforme a lo que predica. Y ese discurso anticorrupción se alinea con la modernización del Estado y su proyecto de gobierno. Pero cuando tiene la oportunidad de plantear temas de futuro, Piñera saca a relucir su pasado. Al criticar al gobierno de intervención electoral durante su incursión presidencial en 2005, Piñera se equivoca al recordar como fueron las cosas durante el plebiscito hace ya 20 años. Si de memoria se trata, los medios han tenido la oportunidad de recordarnos cómo era Piñera en ese tiempo, pero con poco éxito.

En Chile no es común que los medios cubran el pasado de un candidato. Cuesta encontrar un artículo que haga referencia, por ejemplo, a los escándalos que afectaron a Piñera en los ´90. Para los electores en EE.UU. es fundamental saber las decisiones que tomó un candidato en el pasado y así tener una idea sobre la forma en que actuará a futuro. Ese trabajo lo realizan los medios alternativos (blogs) y masivos (prensa escrita y la televisión).

La reciente cobertura que logró Piñera por su encuentro con el presidente de Colombia demuestra el entusiasmo de los medios por quien lidera las encuestas presidenciales en Chile. De acuerdo al sitio www.tendenciaspoliticas.cl en la semana del 12 al 19 de Julio (fecha del viaje), Piñera logró 101 menciones en los medios y Ricardo Lagos -su escolta en las encuestas- alcanzó sólo 23. Tanto en las encuestas de opinión como en los medios, Piñera lidera las preferencias.

Pero llegó la sanción de la Superintendencia de Valores (SVS) contra D&S y Falabella y Piñera habló del tema, olvidando que estuvo involucrado en un hecho similar meses atrás. Si los medios desplegaron grandes espacios para Piñera en Colombia, con el fallo de la SVS fueron condescendientes con el candidato presidencial quien el día después del fallo -el 19 de Julio- alcanzó sólo 10 menciones. Nadie intentó hacer memoria para acordarse de la última sanción que impuso el mismo organismo a Piñera por su "incontinencia bursátil".

Si bien la cobertura de los medios tiene consecuencias en los electores y su valoración hacia los candidatos, también responden a sus propias líneas editoriales. En ese contexto, los medios son parte de un mercado competitivo donde es fundamental cautivar el interés de las audiencias. Una encuesta realizada en mayo de este año por la Comisión Defensora Ciudadana señaló que un 41% considera que los medios de comunicación no respetan los derechos de los ciudadanos. Por lo tanto, el desafío para los medios en periodos electorales es satisfacer tanto las necesidades de sus audiencias como sus intereses editoriales.

Si los medios muchas veces no tienen memoria, sitios Web como tendenciaspoliticas.cl, partidospoliticos.cl y museodeprensa.cl son espacios para que los ciudadanos puedan recobrarla, pero también para exigirle a los medios masivos como la televisión, radio y la prensa escrita que recordar es un ejercicio que beneficia a la democracia y al mercado.