La nueva forma de informar

Abril, 2010La nueva forma de informar Revista Poder Arturo Arriagada

En un momento donde los reacomodos en el escenario político post Concertación y 27-F están a la orden del día, el gobierno de Sebastián Piñera plantea problemas y oportunidades para los medios de comunicación. Problemas, porque hasta ahora la derecha siempre ha estado más cerca de los medios y así lo identifican los chilenos. Era más fácil criticar a los gobiernos de la Concertación que al primer gobierno de derecha en llegar al poder después de 50 años. Oportunidades, porque los medios son un negocio cuyo principal capital es la credibilidad de sus audiencias. Para ser creíbles y rentables hay que ser independientes del gobierno de turno. La nueva forma de informar de los medios en Chile tiene en la fiscalización su mejor aliado. Con ello contribuirán a la calidad de la democracia, demostrando independencia y siendo fieles a las demandas de sus audiencias.

En las democracias modernas, los medios de comunicación se enfrentan a un problema de identidad: intentar equilibrar sus intereses -políticos, económicos y editoriales- con los de sus financistas y las expectativas de sus audiencias. Chile no es la excepción, pero con algunas diferencias. Si en dictadura -algunos medios mas que otros- intentaron ampliar los reducidos espacios de libertad de expresión, en democracia la piedra de tope es la falta de pluralismo. La tendencia a la concentración en la industria de medios -tanto a nivel de propiedad como de las voces que allí se expresan- es un ejemplo. En un estudio realizado junto a Sebastián Valenzuela, concluimos que entre 2000 y 2005 tanto la televisión como la prensa escrita presentaron agendas temáticas muy similares, ignorando las preocupaciones de los ciudadanos. Esto se condice con el 54% de los chilenos que consideró como bajo el aporte de los medios en reflejar los problemas de personas comunes y corrientes (ICSO-UDP, 2008). Si pensamos en los medios como un espacio para la deliberación de los asuntos públicos, estamos frente a una tarea pendiente. Para muchos ese rol lo estaría cumpliendo Internet, aunque la deliberación online todavía no logra legitimarse y masificarse. Ahora bien, no hay que ignorar que para mantener vivo el negocio, los medios han intentado representar la diversidad de intereses de los chilenos. Los problemas de identidad de Canal 13 -el medio de la iglesia católica- son el mejor ejemplo.

La fiscalización del poder político y económico es parte del ethos de los medios de comunicación y el ejercicio del periodismo. En la acción fiscalizadora, los medios contribuyen al desarrollo de la democracia y la deliberación de los asuntos públicos. Pero lo más importante, son actores clave para la construcción de un proyecto colectivo de sociedad, esto último, la esencia de la política. Con la llegada de Sebastián Piñera a La Moneda los medios de comunicación están frente a un gobierno con un pasado poderoso en el ámbito privado. Ahora se ven forzados a fiscalizar un sector que muchas veces ignoran por sus problemas de identidad, como ocurrió con la colusión de las farmacias. Más aun, cuando miembros del nuevo gobierno podrían actuar como fiscalizadores de empresas en las que hasta hace poco compartían propiedad. En su faceta Berlusconiana, Piñera sigue como propietario de Chilevisión, un canal fiscalizado por el Consejo Nacional de Televisión y cuyo presidente -al igual que el de TVN- son designados por el mandatario. Mientras Piñera no venda, la independencia y credibilidad de Chilevisión está en juego a costa de sus periodistas emblemáticos, algunos de los cuales han preferido omitir su opinión al respecto.

En la lucha por cautivar el interés de las audiencias -y en mercados más competitivos que el chileno- los medios han encontrado en la fiscalización a los gobiernos de turno un gran aliado. La estrategia de fiscalización de Fox News en EE.UU. -asociado a posiciones políticas conservadoras- los tiene por sobre CNN en rating y credibilidad de sus audiencias. En Reino Unido lo mismo ha ocurrido con el Daily Telegraph, diario también identificado con los conservadores, que en Mayo pasado reveló el mal uso de recursos públicos por parte de algunos ministros. Además de lograr las renuncias de algunos involucrados, el Telegraph registró un aumento en ventas superando a los influyentes The Guardian y The Independent. Independiente de sus posiciones políticas, estos medios han logrado buenos resultados en términos de audiencia y credibilidad como fiscalizadores del gobierno de turno. Un ejemplo parecido ocurrió en Chile cuando el diario La Tercera - en su lucha por la influencia y la masividad frente a El Mercurio- fue duramente criticado por el entonces presidente Ricardo Lagos. A Lagos -a diferencia de la opinión pública- no le gustaba que los medios fiscalizaran ni los sobresueldos ni la contratación de sus parientes en puestos clave de gobierno.

Con Piñera en La Moneda, algunos medios corren con más ventajas para llevar a cabo la nueva forma de informar. La televisión, pese a que sus niveles de audiencia han bajado en comparación con años anteriores, todavía es un medio poderoso. Es el más utilizado por los chilenos para informarse y el que recibe el mayor porcentaje de inversión publicitaria. También el que puede intentar una fiscalización más eficiente al tener más poder de negociación frente a sus avisadores. Programas como "Esto no tiene nombre", "Contacto" o "Informe Especial" cumplen un rol clave. La fiscalización al sector público y privado que realizan estos programas opera como un incentivo para mejorar el funcionamiento de esos sectores, pero también aumenta la competitividad del mercado televisivo. El caso de la prensa escrita es distinto, ya que adolece de problemas de transparencia que se reflejan en su menor competitividad. La nueva forma de informar de la prensa también implica practicar la transparencia que predican. Hacer públicos sus respaldos políticos en épocas de elecciones y los conflictos de interés de sus propietarios serían avances en esa dirección. Desde la segunda vuelta, equivocadamente la prensa ha descansado su rol fiscalizador en sus columnistas. Aunque ha habido excepciones como las denuncias de El Mostrador frente a la nominación del gobernador del Bío-Bío.

Lo que puede ser un problema para esta industria con la llegada de Piñera a La Moneda, también es una oportunidad. En la medida que aumenten su rol fiscalizador, los medios podrán consolidar la fidelidad de sus audiencias y su rol social. Al mismo tiempo estarán en condiciones de practicar la transparencia que predican, estimulando la competitividad necesaria en el mercado de medios de comunicación. De esta forma, irán consolidando su independencia del gobierno, la fidelidad de sus audiencias y su aporte para la calidad de la democracia. Para hablar de una nueva forma de gobernar, tiene que existir una nueva forma de informar.