La generación movilizada

6186277110_2bcc74d54a_b.jpg
15.09.2011 La generación movilizada Revista Qué Pasa

Por tercera vez, la Escuela de Periodismo de la UDP y Feedback realizaron su encuesta sobre jóvenes y participación. En este año, marcado por las movilizaciones estudiantiles, los datos cobran mayor relevancia. El grupo compuesto por personas entre 18 y 29 años le teme menos al conflicto, no sólo utiliza las redes sociales para contactar amigos y conversar, sino que también para expresar opiniones sobre temas públicos y, aunque son más participativos, aún miran con desconfianza los procesos electorales.

Por Andrés Scherman y Arturo Arriagada. Escuela de Periodismo UDP. Alejandro Barrera y Juan Pardo. Investigadores de Feedback.

Opinantes y más participativos

•Sin duda, 2011 ha estado marcado por las movilizaciones y la utilización del espacio público por los jóvenes. La calle y, principalmente las redes sociales han sido los lugares centrales para sus manifestaciones. Aquellos entre 18 y 29 años se han tomado estas áreas, marcando un verdadero punto de inflexión respecto a lo que sucedía hasta hace sólo un año.

•Así lo reflejan los resultados de la Tercera Encuesta sobre Jóvenes y Participación Periodismo UDP-Feedback. La participación juvenil no sólo es superior cuando se compara con los grupos de treinta años o más, también es considerablemente mayor que los resultados obtenidos para ese mismo segmento en la versión 2010 de este estudio. En sólo 12 meses, la asistencia a marchas subió de 14% a 32%; el uso de redes sociales para opinar sobre temas de interés nacional de 36% a 44%; y la difusión de materias de interés público a través de correo electrónico de 22% a 27%.

•Además, los niveles de expresión pública de los jóvenes son muy  superiores al resto de la población. Sólo dos datos: mientras la asistencia a manifestaciones en la vía pública llega a 32% en este grupo, en la población general la cifra cae hasta 10%. Asimismo, el 44% de los jóvenes ha opinado en redes sociales sobre temas de interés público, más del doble que en el resto de la población.

•Pero más allá de la coyuntura, esta mayor expresión en el espacio público parece tener explicaciones más profundas: estamos frente a una nueva generación, que tiene niveles de autocensura mucho menores que sus padres y abuelos. Los jóvenes que se criaron en democracia tienen menos problemas con el disenso y el debate. De hecho, mientras el 36% de los mayores de 30 años adhiere con que "cuando no estoy de acuerdo con los demás prefiero seguirles la corriente o no discutir", la cifra en aquellos entre 18 y 29 años cae al 22%. Lo mismo sucede respecto a los tipos de personas con que se conversa o discute: mientras el 44% de los adultos asegura que es mejor hacerlo sólo con los amigos, entre los jóvenes un  30% concuerda con esta afirmación.

•Estas diferencias tienen una fuerte relación con los procesos de socialización vividos por cada generación. Los jóvenes aseguran que en su infancia pudieron expresar desacuerdos con sus padres (53%) y profesores (51% ) de manera mucho más habitual de lo que reportan los adultos (34% y 37%, respectivamente). De esta manera, durante los últimos 20 años  hemos asistido al debilitamiento de un modelo de "comunicación autoritaria" entre los jóvenes y sus figuras de "respeto".

•Si bien la participación juvenil ha aumentado, esta conducta no se produce de forma homogénea en la población. Los sectores de clase alta y media se movilizan con más intensidad que los grupos más pobres. Por ejemplo, mientras el nivel de asistencia a marchas públicas de los grupos socioeconómicos ABC1 (clase alta) y C2 (clase media) se ubica en torno al 40%, en los segmentos C3 (clase media baja) y DE (clase baja) es inferior. Diferencias mayores se observan en el uso de tecnologías que permiten expresar opiniones, como Facebook, blogs o correos electrónicos, aunque esto último también está vinculado con las posibilidades de acceso a estas plataformas.

•Pero la mayor movilización que han mostrado los jóvenes durante 2011 no se traslada automáticamente a todos los frentes. Todavía existen varios ámbitos en que los adultos participan más. Es el caso de las actividades para mejorar la calidad de vida de los más pobres, defender a los consumidores o resolver problemas comunales. En cada una de estas instancias, el vínculo de los adultos supera por mucho al de los jóvenes, quienes muestran ser altamente selectivos en los temas que salen a defender o en que deciden involucrarse.

•Así, la preocupación del grupo entre 18 y 29 años por los temas de interés común no se traspasa directamente a la actividad política electoral: sólo el 48% de los jóvenes afirma estar dispuesto a votar en las próximas elecciones presidenciales, cifra muy inferior al 70% que se registra en el resto de los entrevistados.  Con todo, entre los jóvenes de altos ingresos la disposición a votar es marcadamente más alta, cuestión que se repite al analizar las características de los inscritos en los registros electorales que pertenecen a este rango de edad.

Protesta digital

•Si bien Facebook es el medio social online más utilizado por los jóvenes en Chile (86% dice estar registrado), es interesante observar de qué manera este espacio se ha convertido en un centro de actividades de socialización, expresión y generación de contenidos. Tanto para contactar amigos (97%), chatear (92%), subir fotos (86%), videos (53%) y enlaces (72%), como para expresar opiniones sobre temas políticos (58%), los jóvenes chilenos -al igual que sus pares de otros países- utilizan Facebook para compartir con otros y complementar su vida social.

•Estas actividades son parte de la vida cotidiana de los jóvenes:  7 de cada 10 dicen visitar el sitio diariamente por un promedio de 3 horas. Si bien son más mujeres (88%) que hombres (85%) las que están registradas en esta red social, estos últimos visitan el sitio con mayor frecuencia todos los días. Así, la vida social de los jóvenes chilenos no se concibe sin Facebook. Aunque cabe preguntarse qué entienden los jóvenes por "amigos" cuando en promedio dicen tener más de 300 en esta red social.

•Pero la vida social online de los jóvenes también incluye el uso de otros medios y plataformas. Ya sea para generar o compartir contenidos, Twitter y YouTube son dos ejemplos que complementan a Facebook. En el caso de Twitter, un 21% de los jóvenes encuestados ha creado una cuenta. De ellos, un 37% la visita todos los días por casi 5 horas para: leer (89%), escribir comentarios (80%), opinar sobre temas políticos (61%) y compartir links de artículos o noticias (58%). Es interesante observar que -en comparación con los adultos- son menos los jóvenes que poseen cuenta en Twitter, al igual que el tiempo que permanecen conectados.

•En el caso de YouTube, el 41% de los jóvenes está registrado, y un 59% dice visitar el sitio  diariamente por un promedio de 2,5 horas. Eso sí, es posible observar que tanto Twitter como YouTube son plataformas utilizadas con mayor frecuencia por hombres que por mujeres.

•¿De qué manera se complementa la expresión y participación política de los jóvenes con el uso de redes sociales y medios online?  Tomemos el ejemplo de HidroAysén. Es interesante ver cómo las redes sociales emergen como espacio y herramienta para la participación política y el ejercicio de la ciudadanía. El 70% de aquellos entre 18 y 29 años dice estar en desacuerdo con la construcción de la hidroeléctrica, y si bien la mayoría se informó del asunto principalmente por TV (96%), un 61% lo hizo a través de redes sociales, y 65% en sitios de noticias en internet.

•En términos de difusión, fueron más los jóvenes que intercambiaron información sobre HidroAysén en redes sociales (42%) y se unieron a un grupo en Facebook  (35%) que aquellos que declaran haber protestado en las calles (22%). Un dato relevante es que -tanto en las redes sociales como en las calles- fueron los jóvenes de sectores medios (principalmente C2) los que más participaron. Ya sea para socializar posiciones sobre el conflicto, como para estimular la salida a las calles, la protesta online complementa la conexión con los asuntos públicos y las prácticas de participación política de los jóvenes.

La ley de la calle

•El mayor grado de participación que han tenido los jóvenes durante este año queda de manifiesto en el nivel de compromiso con el movimiento estudiantil mostrado. Una de las claves de este fenómeno es, precisamente, el uso de las redes sociales para adherir, organizarse e informarse sobre éste.

•Así, vemos que a pesar de que la televisión sigue siendo el medio de comunicación más relevante para informarse sobre el conflicto (98%), internet y las redes sociales (68%) prácticamente alcanzan niveles similares a  la radio (72%) y los diarios (70%). Entre los jóvenes, el nivel socioeconómico C2 destaca por usar un abanico de medios mayor que el resto de los segmentos. La TV, por su parte, se vuelve más importante hacia los niveles socioeconómicos más bajos, teniendo un efecto inverso al de las redes sociales y medios online.

•Respecto a la participación efectiva en las movilizaciones, un tercio de los jóvenes declara haber participado en marchas o manifestaciones públicas, mientras que un 39% asegura haberse unido a un grupo en Facebook, y un 45% haber difundido información en redes sociales.

•Con todo, y más allá de la participación efectiva en el movimiento, las demandas estudiantiles son ampliamente apoyadas por todos los grupos etarios y socioeconómicos del país: entre los jóvenes el respaldo llega al 92%, y en los adultos alcanza el 84%. Ahora, existen diferencias en el grupo de entre 18 y 29 años: el apoyo al movimiento estudiantil tiende a ser creciente hacia los niveles más bajos, llegando a 97% en el segmento DE.

•En cuanto a las manifestaciones encabezadas por los estudiantes, éstas tienen un respaldo levemente menor que las demandas que las inspiran. Entre los jóvenes, las manifestaciones son apoyadas por un 84%, mientras que entre los adultos el porcentaje llega a 76. Coherente con los datos anteriores, entre los jóvenes vemos que el apoyo a las manifestaciones es creciente hacia los niveles socioeconómicos más bajos (88% en el DE) y también tiende a ser mayor entre los hombres (89%) que entre las mujeres (78%).

•La evaluación de los participantes involucrados en el conflicto favorece claramente a los estudiantes. Los actores mejor evaluados son los estudiantes universitarios (con una nota promedio de 5,5), los dirigentes universitarios (5,4) y los estudiantes secundarios (5,2). Entre los peor evaluados están el ex ministro de Educación Joaquín  Lavín (2,3), el presidente Sebastián Piñera (2,5) y el actual ministro del ramo, Felipe Bulnes (2,8).

•Un dato interesante es la evaluación de los medios de comunicación: reciben mejor calificación que las autoridades (promedio 4,7). Esto puede asociarse a una percepción mayoritaria de que no han favorecido ni al gobierno ni a los estudiantes en la cobertura del conflicto, si bien existe una sensación de imparcialidad, es menor entre los jóvenes (44%) que entre los adultos (50%).