El Aplicado (entrevista a David Cohn en revista Qué Pasa)

Antimediosb.jpg

29/10/14El Aplicado Revista Qué Pasa  Arturo Arriagada

David Cohn es un periodista estadounidense que ha logrado combinar el reporteo y la redacción de noticias con el desarrollo de aplicaciones para distribuirlas. "Considero que la gente a cargo de los medios de comunicación debiera preocuparse sobre el futuro del consumo del bien que producen y también de los fierros a través de los cuales lo distribuyen", dice, luego de su paso por Santiago para participar en la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa y hablar de Circa y AJ+, las aplicaciones que él creó.

Un periodista al escribir una noticia reportea, recolecta información, escribe titulares, selecciona frases, presenta un hecho o una secuencia de hechos y así responde preguntas tales como “¿quién fue el protagonista de la noticia?”, “¿qué hizo?”, “¿dónde?”, “¿cuándo?”, etc. Después de trabajar en la revista Wired y el New York Times, David Cohn intentó darle un giro a esa forma de hacer periodismo y en 2013 desarrolló Circa, una aplicación que organiza las noticias en fragmentos de eventos, estadísticas, citas e imágenes. La aplicación opera como una especie de curador y editor de largos textos que ya fueron escritos por otros periodistas. Circa los selecciona y acorta para que puedan ser leídos en el teléfono celular de manera personalizada. Actualmente, Cohn está a cargo de AJ+, una aplicación donde la información es presentada en “tarjetas” que incluyen información o videos que se pueden compartir con otros usuarios y así conversar sobre temas como el calentamiento global o el virus ébola.

-¿De qué manera estamos consumiendo información, teniendo en cuenta el exceso de oferta informativa y la masividad de los dispositivos que nos permiten acceder a ella? -La gente consume noticias dependiendo de los contextos y circunstancias en las cuales está y los medios o dispositivos que posee. Por ejemplo, alguien con su teléfono puede tener una mentalidad distinta para consumir noticias que con un i Pad, un computador personal o a través de la televisión en la casa. No es que exista un grupo de gente que sólo consume noticias en el computador y otra que lo haga a través de la televisión. Es la misma gente que consume noticias e información en distintas circunstancias de sus vidas, a través de diversos dispositivos. Esa es la complejidad del escenario actual.

-¿De qué tratan Circa y AJ+, las aplicaciones que has desarrollado y que tienen como fin distribuir noticias y generar comunidades? ¿En qué se diferencian? -Se parecen bastante. Ambas permiten seguir historias e información durante el tiempo. Circa funciona más con fuentes de información ya existentes, como Associated Press, mientras que AJ+ es más sobre la transmisión de videos, imágenes y textos en pequeñas tarjetas que puedes compartir con otros, además de conversar sobre los temas que esas tarjetas ofrecen. AJ+ apela más a la emoción, en tanto Circa apunta más a la racionalidad, la reflexión que genera el procesamiento de la información sobre temas más tradicionales que obtuviste en una noticia o reportaje. AJ+ se basa en contenidos e información que destacan aspectos como el empoderamiento de las personas, sus historias de superación y cómo desafían el statu quo. Así se construye una comunidad que comenta sobre estas noticias y temáticas.

-El teléfono se ha convertido en nuestro escritorio portátil. -El teléfono es un objeto bastante íntimo, está junto a nosotros todo el tiempo. Para un medio de comunicación poder acceder a la pantalla del teléfono de una persona es un desafío fundamental. Es estar en parte de la vida de las personas.

-¿Qué venden hoy en día los medios de comunicación? ¿Funcionan como empresas de información y/o de tecnología? -Compañías como Facebook, Twitter, Vimeo o YouTube son medios de comunicación y a la vez desarrollan tecnologías para poder funcionar como medios y facilitar procesos de comunicación. Los medios de comunicación como empresas tienen que convertirse en empresas de tecnología, porque la tecnología y la comunicación van de la mano. Los medios venden información y también la distribución de ésta. El desarrollo de nuevas tecnologías les permitirá a los medios distribuir de mejor forma sus productos a sus audiencias, que por lo general son bastante diversas.

-Los periodistas están obsesionados con el “futuro” como tema de conversación. Desde la última novedad tecnológica hasta el futuro de los medios de comunicación, pero no necesariamente reflexionan sobre el futuro del consumo de medios e información. -Es un buen punto. Nosotros tenemos que comprender los comportamientos de las audiencias y sus intereses; sus hábitos y contextos donde se despliegan para así ofrecer los productos que creamos -sea información o aplicaciones para poder acceder a ella-, en vez de enfocarnos en lo que nosotros consideramos como importante. Si hacemos esto último, olvidamos lo que es importante para las audiencias.

-Las noticias en televisión hablan de los mismos temas y se dirigen a una audiencia masiva. En los medios online el escenario es distinto, hay cierta diversidad temática para una audiencia más fragmentada… -Creo que hay distintos productos informativos que facilitan diversas experiencias en las audiencias. Por ejemplo, si una persona satisface una necesidad de información mientras va de regreso a su casa en el metro después del trabajo, probablemente va a buscar una experiencia diferente para satisfacer esa misma necesidad cuando esté en su casa con su familia al frente del televisor. Un medio no necesariamente se tiene que hacer cargo de todas esas necesidades y contextos. Por ejemplo, en Circa nos dirigíamos a las personas que querían informarse en las mañanas mientras se transportaban de sus casas al trabajo. En AJ+ nos relacionamos con las audiencias en otros momentos del día y apelamos a sus ganas de conversar con otros sobre sus temas de interés. Eso ocurre especialmente en las tardes, cuando comparten sus reflexiones sobre un contenido que ofrecemos. Pero claro, todo depende de la situación en que estemos y el ánimo que tengamos para consumir información a través de estas plataformas.

-En Circa los usuarios podían acceder a temas complejos sólo a través de números y porcentajes. Para los periodistas los datos y las estadísticas siempre han estado disponibles para hacer investigación. ¿Por qué hoy los datos, los números y el big data se han convertido en recursos relevantes para el periodismo? -Creo que es un beneficio para la profesión. Principalmente porque es algo que no teníamos antes para hacer nuestro trabajo en dos niveles. Por un lado, podemos analizar cómo las audiencias están utilizando y consumiendo la información que les ofrecemos. Por otro, es posible analizar datos del mundo exterior, de distintos ámbitos de la vida, como cuánto gastamos en nuestra vida cotidiana o lo que gastan los gobiernos, en fin. El acceso a esos datos y las posibilidades que tenemos para procesarlos son algo completamente nuevo.

-Los medios exigen transparencia, pero no necesariamente son transparentes en su desempeño. -La transparencia es fundamental, principalmente en relación a temas como el lobby y la influencia del dinero en la política o el financiamiento de los medios. El dinero juega un papel fundamental en los medios de comunicación e influencia su desempeño. Mientras más transparentes seamos respecto de quién o quiénes nos financian, mejor. Por el bien de la relación que tienes como medio con tus audiencias.

-La información de los medios siempre ha sido un facilitador de conversaciones. ¿Cambian las conversaciones cuando nuestra fuente de información son pequeños links y noticias de Facebook? -La información que ofrecen los medios es como un río que siempre está corriendo. Nosotros nos podemos sumergir y generalmente nos quedamos con pequeños segmentos de información por aquí y por allá. Mientras más segmentos podamos juntar, tendremos mayores posibilidades de tener una foto más amplia de un hecho o de un proceso y entender su evolución. Esto afecta nuestra manera de relacionarnos. Por ejemplo, en el pasado nos juntábamos con un amigo, íbamos a comer juntos y nos poníamos al día de nuestras vidas en tres horas. Ahora tenemos pequeños pantallazos de la vida de ese amigo en Facebook. Si bien nos podemos juntar a conversar, también nos enteramos de sus grandes eventos y los compartimos a través de Facebook. Desde el nacimiento de un hijo hasta las opiniones sobre un atentado terrorista.