sin-categoria

Entrevista a Sam Ford, coautor del libro Spredable Media

Entrevista a Sam Ford, coautor del libro Spredable Media

En Tendencias de La Tercera apareció la entrevista que le hice a Sam Ford, co-autor del libro Spredable Media (NYU Press, 2013). La idea era conversar sobre tres cosas: por qué compartimos contenidos online, qué transformaciones están generando estas prácticas en la economía de las audiencias y, por último, cómo medir el comportamiento de las audiencias en un contexto donde a veces vemos televisión, usamos Twitter y Facebook para comentar lo que vemos, entre otras cosas.

La generación movilizada

La generación movilizada

Por tercera vez, la Escuela de Periodismo de la UDP y Feedback realizaron su encuesta sobre jóvenes y participación. En este año, marcado por las movilizaciones estudiantiles, los datos cobran mayor relevancia. El grupo compuesto por personas entre 18 y 29 años le teme menos al conflicto, no sólo utiliza las redes sociales para contactar amigos y conversar, sino que también para expresar opiniones sobre temas públicos y, aunque son más participativos, aún miran con desconfianza los procesos electorales.

Todos los medios del Presidente

Tal como lo hicieron Lagos y Bachelet en sus épocas de menor popularidad, la semana pasada el Presidente Piñera disparó contra los noticieros de televisión: "No todo lo que pasa en nuestro país es malo, como pretenden presentarlo los canales de televisión. Chile es mucho mejor que lo que vemos todas las noches en los noticiarios. Si bien está en todo su derecho, Piñera equivoca el rumbo si cree que la prensa maneja a discreción la agenda noticiosa.

Nuevos Ciudadanos y 7 años de Antimedios

En este artículo publicado en la última edición de Revista Qué Pasa junto a Sebastián Valenzuela, académico de la UC, discutimos la relación entre el uso de tecnología y la participación política del movimiento estudiantil.

Este artículo también es la posibilidad de celebrar los 7 años de Antimedios. La idea de Antimedios siempre ha sido ser un espacio de discusión en torno al papel que juegan los medios de comunicación en la sociedad, así como la manera en que los chilenos consumen estos medios. Estas discusiones se han ido ampliando con la masificación de nuevas tecnologías como las redes sociales y el acceso a Internet. 

Aprovecho de agradecer a los lectores de Antimedios por su paciencia para leer o borrar cada uno de estos envíos. Por un Chile en el que se pueda analizar y discutir el rol de los medios y las tecnologías en la sociedad, Antimedios quiere ser un aporte en ese proceso.

Medios sin letra chica

9 de Agosto, 2011 Medios sin letra chica Arturo Arriagada El Mostrador

Cuando los medios de comunicación sean capaces de revelar sus preferencias políticas, podremos celebrar un avance en la calidad de nuestra democracia. En la medida que los medios disfracen sus posiciones políticas con el slogan de la objetividad, seguirán fomentando las asimetrías de información y los niveles de desigualdad entre los chilenos.

La llegada al panel de Tolerancia Cero del director de La Tercera, Cristián Bofill, desafía la inteligencia de las audiencias de ambos medios o quizás sea un acto de honestidad. Independiente de la reconocida capacidad del periodista, conocido por su habilidad para marcar la agenda política del país, muchos podrían sugerir que Bofill es un reemplazo en términos políticos de Juan Carlos Eichholz. Aunque esto es sólo ficción, pero alimentada principalmente por los mismos medios. Hasta ahora, La Tercera y ningún medio de comunicación han revelado explícitamente sus preferencias políticas. Si bien en Chile las audiencias identifican las posiciones políticas de los medios de comunicación a través de los cuales se informan, éstos todavía no han sido capaces de salir del clóset y revelar sus preferencias políticas.

De acuerdo a los datos de la encuesta ICSO-UDP de 2010 -independiente de si los consumen o no- los chilenos asocian a la prensa escrita y los canales de televisión con posiciones más cercanas a la centro-derecha. Aunque en la mayoría de los casos, aquellos que se identifican con la Concertación son más críticos a la hora de evaluar la posición política de los medios que los que se identifican con la Alianza. Independiente de la posición política de los encuestados -en una escala de 1 a 10, donde 1 es "izquierda" y 10 "derecha"- el diario más cercano a posiciones políticas de derecha es El Mercurio (7,8). Le siguen La Tercera (6,6), La Segunda (6,3), La Nación (6,0), LUN (5,6) y La Cuarta (5,1). En el caso de los canales de televisión, Chilevisión (6,9) es el canal más ubicado a la derecha, seguido por Canal 13 (6,8), Mega (6,6), en tanto TVN y La Red son evaluados de manera similar (5,9). Hay que destacar que el trabajo de campo de esta encuesta se llevó a cabo pocas semanas después de que el actual presidente Sebastián Piñera concretara la venta de Chilevisión.

En este contexto, ¿por qué los medios no hacen públicas sus preferencias políticas? Por vergüenza, pero también porque confunden la objetividad con paternalismo. Es paradójico que en un sistema de medios como el chileno las audiencias puedan elegir dentro de una variada oferta de productos informativos sólo desde la intuición de su propia antena política. Lo de variada oferta es relativo, ya que uno de los problemas de los medios en Chile están asociados a la falta de pluralismo de los contenidos y voces que allí se exponen. Aunque esto también ocurre porque la cultura política chilena asocia la objetividad con la independencia a la hora de analizar la realidad. ¿Acaso no se es independiente cuando se explicita la posición política desde la cual se está hablando? En una encuesta nacional hecha en 2010 por Periodismo UDP y Feedback, un 55% de los encuestados señaló estar a favor de que los medios hagan públicos sus respaldos políticos en tiempos de elecciones.

En democracias y en sistemas de medios más desarrollados y competitivos que el nuestro, es una práctica común que los medios revelen sus preferencias políticas en tiempos de elecciones. Diarios como The Guardian, The Independent, New York Times y el semanario The Economist, han explicitado públicamente sus apoyos políticos. Es paradójico que cuando los medios siguen con atención la manera de operar y las agendas temáticas de los medios extranjeros, no sean capaces de incorporar estas prácticas de transparencia. En Chile ya están dadas las condiciones para que eso ocurra, en tanto, los medios seguirán sacrificando su principal capital: la credibilidad de sus audiencias. Mientras los analistas y medios no hagan transparentes sus conflictos de interés o sus preferencias políticas en tiempos de elecciones, las mejoras a la calidad de la democracia y nuestras instituciones seguirán siendo tareas pendientes.

Si se habló de una nueva forma de gobernar, ya es hora de empezar a hablar de una nueva forma de informar, pero sin letra chica. Al confundir objetividad con paternalismo, los medios en Chile no se atreven a salir del clóset y hacer públicas sus preferencias políticas. Si bien los medios se enfrentan al problema de satisfacer tanto los intereses de sus dueños como los de sus audiencias, para fomentar la competencia en el mercado de la información, es necesario reemplazar la objetividad por la transparencia y la fiscalización. Este el cambio de paradigma que estamos enfrentando, impulsado principalmente por la masificación y el acceso a Internet. La llegada de Bofill a Chilevisión plantea estas preguntas. Aunque también surgen otras en relación a TVN, canal que por ley tiene que satisfacer los intereses de "todos los chilenos". Por lo mismo, quizás también llegó la hora de definir si el país realmente quiere tener un canal público de verdad, sin letra chica. Eso sí, antes hay otras prioridades.

Muchos sapos, pocas nueces

Con la reciente publicación del informe "Tendencias en Redes Sociales", el gobierno pierde una oportunidad de analizar datos valiosos para mejorar las instancias de participación de los chilenos en política. Si la nueva forma de gobernar invocaba a la transparencia como uno de sus valores fundamentales, la precaria información que contiene este informe sólo alimenta las teorías conspirativas en torno a esta iniciativa, además de convertirse en información poco útil tanto para el propio gobierno como para la opinión pública.

Monitoreo a las redes sociales

El gobierno entregó el primer informe donde detalla el monitoreo que está realizando a lo que se conversa en las redes sociales.Sería interesante saber en el informe el total de gente cuyas conversaciones han sido monitoreadas, al igual que las fuentes (redes sociales) desde las cuales se mapean dichas conversaciones.

Cabe destacar el trabajo de la fundación Vota Inteligente para solicitar vía ley de acceso a información pública estos datos.

Acá se puede descargar el informe: http://bit.ly/px5SaU

Lo interesante del monitoreo del gobierno a las redes sociales tiene que ver con preguntas que van más allá de la privacidad. También sobre qué entiende el gobierno por ciudadanía y la deliberación sobre los asuntos públicos. Lo del gobierno no es novedad, el monitoreo ya existe en otras dimensiones de la vida cotidiana (cuando compramos en un supermercado o ponemos "me gusta" en Facebook).

Acá adjunto una breve reflexión acerca del monitoreo del gobierno a las redes sociales.

La vida de los otros

Arturo Arriagada

Los símbolos de Dichato

Viajando por Concepción, al llegar a Dichato, aparecen las primeras señales de una tragedia que aún no termina. Restos de casas con los nombres de sus habitantes pintados en destruidas murallas. Claramente esos nombres murieron el 27-F. En el camino, un grupo de pobladores protesta en la calle, piden dinero para una olla común. De fondo, un cartel pintado con grandes letras rojas, señala que llevan dos inviernos sin una casa definitiva. Reclaman que el gobierno todavía no les da una solución habitacional.

Derribando mitos de Facebook

Para el antropólogo inglés Daniel Miller, Facebook no es nada más ni nada menos que lo que las personas quieren que sea. En su último libro Tales from Facebook (Polity, 2011), analiza la relación que establecen doce usuarios con esta red social en la isla de Trinidad. Todo ello para dar cuenta de que las generalizaciones muchas veces nublan lo que Facebook significa para los individuos, pero sobre todo cómo esos significados constituyen en cualquier lugar del mundo un Facebook particular.

Analistas Transparentes

Cuando los analistas transparentan sus intereses contribuyen tanto a la calidad del debate público como a la credibilidad de los medios de comunicación que les dan tribuna. Si los medios chilenos adolecen de falta de pluralismo, los analistas poco transparentes fomentan las asimetrías de información y como consecuencia atentan contra la calidad de la democracia.

¿Cerca de la revolución? Cambio y continuidad en la era del “Me gusta” y el “Retuit”

En esta presentación quisiera desarrollar tres ideas muy simples que dan cuenta de los cambios y continuidades que plantean los nuevos medios en la distribución del poder en las sociedades: 1) A través de sus prácticas de consumo, producción e intercambio de información, los jóvenes chilenos interesados en los asuntos públicos están redefiniendo el concepto de ciudadanía y las formas de ejercerla. 2) Internet desestabiliza los centros de poder y diversifica los flujos de información, pero también promueve lo que podríamos llamar "chorreo informativo". 3) Que la gente no esté dispuesta a pagar por la información de los medios online plantea un desafío al periodismo como disciplina, lo que obliga a deconstruir y reconstruir el concepto y formato de "noticia" y lo que se entiende por "información".

La nueva forma de informar

En un momento donde los reacomodos en el escenario político post Concertación y 27-F están a la orden del día, el gobierno de Sebastián Piñera plantea problemas y oportunidades para los medios de comunicación. Problemas, porque hasta ahora la derecha siempre ha estado más cerca de los medios y así lo identifican los chilenos. Era más fácil criticar a los gobiernos de la Concertación que al primer gobierno de derecha en llegar al poder después de 50 años. Oportunidades, porque los medios son un negocio cuyo principal capital es la credibilidad de sus audiencias. Para ser creíbles y rentables hay que ser independientes del gobierno de turno. La nueva forma de informar de los medios en Chile tiene en la fiscalización su mejor aliado. Con ello contribuirán a la calidad de la democracia, demostrando independencia y siendo fieles a las demandas de sus audiencias.

Killing in the Name of (participación & democracia)

Hace un tiempo Antimedios está discutiendo el tema de la participación ciudadana a través de Internet. Algunas acciones se han visto en Chile con la "píldora de día después", la "estatua del papa" y las "becas Chile". En menor medida algo ha pasado con las elecciones presidenciales con la campaña en Twitter "#paraunirseafrei", el "Frei no More" o la estrella de Piñera que circula en las fotos de miles de usuarios. Todas acciones que develan la desconexión existente entre la política, sus instituciones y los ciudadanos.

#Para unirse a Frei

Si el INJUV hubiera tomado en cuenta las formas de participación ciudadana que se dan en Internet, quizás los resultados de esta elección serían distintos y con más jóvenes votando. La campaña "para unirse a Frei" que está dando vuelta en Twitter refleja tanto las características de la participación 2.0 como las del nuevo ciudadano online.

Cambio participación por copihues, estrellas y arcoiris

El voto de castigo a la Concertación representa las demandas ciudadanas por más instancias de participación, competencia y transparencia en los procesos políticos. Independiente de los símbolos utilizados por los candidatos presidenciales para representarla y promoverla, la participación ciudadana la hará realidad quien esté dispuesto a interpretar los distintos tipos de ciudadanía que quieren practicar las personas y genere instancias para ello.

Rostros y votos

En cierta medida, la figuración de Karen Doggenweiler ha redefinido la influencia de las figuras televisivas que apoyan a los candidatos. Al combinar su rol de animadora con el de esposa de un candidato, fusiona los códigos de la política y la televisión a un nivel que no tiene precedentes. Al llevar su propio rating a la campaña, Doggenweiler neutraliza el que hasta ahora era un factor que favorecía a las campañas de la Concertación.

Piñera y la memoria olvidada

El pasado muchas veces se hace presente en la forma que tiene Sebastián Piñera para acercarse a la gente. Cuando insiste en tratar a los electores como potenciales clientes de su nuevo producto -el "servicio público"-, Piñera olvida las encuestas que con tanto entusiasmo sigue. Las mismas que reflejan el rechazo de la ciudadanía hacia los "servidores públicos". Si Piñera cree que de esa forma la opinión pública lo va a identificar como un político que fue empresario, los hechos son más que las palabras si de vender sus empresas se trata. En caso contrario, y antes de la elección presidencial, Piñera terminará por engrosar la lista de los candidatos de derecha que intentaron derrotar a la Concertación para llegar a La Moneda.

Sacar los trapos al sol

Anoche se realizó en Carolina del Sur el debate entre los candidatos demócratas a la presidencia de EE.UU. Más allá de los temas país que cada uno de ellos trató, es interesante la forma como se enfocó la discusión. Lo más importante: los candidatos permanentemente se sacan sus trapitos al sol. Obama le decía a Clinton que mientras él trabajaba en el servicio público en Chicago, ella lo hacía para la cadena de supermercados Wal-Mart. Ella no quedó atrás y le enrostró su trabajo como abogado para un empresario acusado de fraude al fisco. Pero Obama se había adelantado y el sábado pasado devolvió las donaciones de campaña otorgadas por el personaje cuestionado. Toda esta discusión en un acalorado debate se transmitió por televisión.

El efecto YouTube

Mientras el Transantiago insiste por reforzar a través de la presidenta Bachelet y distintas autoridades los mensajes de una campaña comunicacional deficiente, priorizando los objetivos económicos y políticos más allá de un cambio cultural como es el nuevo plan de transportes para la ciudad de Santiago, en YouTube abundan videos respecto de este tema.
Quizás un video en YouTube puede ser mucho más efectivo comunicacionalmente que una millonaria campaña con Iván Zamorano como rostro. De hecho, fue en el sitio de videos donde aparecieron las parodias al ex futbolista, grabaciones de los usuarios del Transatiago arriba de los nuevos buses y que luego dieron a conocer los diversos noticieros centrales de los canales de televisión. Es decir, YouTube puede generar cambios políticos, económicos y sociales.
En un artículo publicado por Qué Pasa la semana pasada, el editor de la revista Foreign Policy Moisés Naím, analiza el efecto político de YouTube luego que en el sitio web se exhibiera la matanza de un grupo de tibetanos por parte de soldados chinos.

La regla de oro

Mientras soluciono algunos problemas técnicos para enviar por mail las columnas y artículos del blog, les adjunto una columna mía titulada "La regla de oro".
La reciente iniciativa impulsada por senadores oficialistas y opositores, y que pretende eliminar el rating online como mecanismo de medición de audiencias en programas de televisión, puede ser visto como otro paso en falso por parte de aquellos que en el afán de “servir al público”, terminan por generar más trabas para un ciudadano que en su rol de telespectador o empresario, se ve impedido de ejercer su función de manera que fomente la competencia entre canales y los programas que producen.