Bachelet

La franja del pasado

La franja del pasado

Frente a los cambios en la relación de las personas con los medios -con más fuentes de información, posibilidades tecnológicas para crear, compartir y redefinir contenidos- y en un contexto de constante desconfianza en las instituciones y partidos políticos, ¿qué papel juega la franja televisiva en una campaña presidencial? Desde el punto de vista de las audiencias, se puede pensar que la franja importa menos, pero todavía algo la mantiene ahí -aparte de la ley que la regula- por 20 minutos y dos veces al día, 30 días antes de la elección. Todavía da que hablar en la mesa y en los medios, aunque menos. Predica a los conversos, no cambia opiniones, pero todavía parte de sus contenidos se comentan en los medios sociales y promueven conversaciones que la mantienen con vida. Estable dentro de su gravedad.

Victimización como política comunicacional

Los altos niveles de aprobación a la gestión de Michelle Bachelet han sido atribuidos al manejo económico de su gobierno, pero también se deben a su capacidad para construir una política comunicacional basada en la victimización de su figura. Bachelet fue la primera mujer en llegar a La Moneda -y probablemente así quedará en los libros de historia- pero también una víctima de la Concertación y de una forma de hacer política que no era santo de su devoción y que terminó usando a su favor.

En la medida de lo posible

El apoyo ciudadano a Michelle Bachelet no puede explicarse sólo por la crisis económica y el bolsillo de los chilenos. Su discurso político -ese que logró construir entre aciertos y errores- refleja también la decepción frente a un sistema político que se sigue conformando con lograr cambios en la medida de lo posible.

Otra cosa es con delantal

En una semana donde la agenda pública ha estado copada con historias de pacientes que requieren transplantes de órganos, ahora el transplantado fue el ministro del Interior. Más allá de las coincidencias, la operación de Pérez Yoma dejó al descubierto tanto errores como aciertos comunicacionales de La Moneda. Por una parte, nadie sabía respecto de la condición de salud del ministro. Por otra, fue Bachelet la que habló del tema con los medios y no Carolina Tohá, la nueva vocera de gobierno.

Lo importante del relato

Más allá de los anuncios y la cantidad de recursos que serán invertidos en el país, en su discurso de ayer Michelle Bachelet perdió la oportunidad de invitar a los chilenos a pensar y creer en el Chile del futuro. En tiempos donde escasean los relatos que conecten a actores políticos y ciudadanos en un proyecto común de país, ya no basta con la sola enumeración de medidas y beneficios para cumplir con las expectativas y visiones de futuro de los chilenos. De esta manera, Bachelet cumplió su profecía de terminar su gobierno antes de tiempo, y de paso, demostrar el vacío existente en la clase política para liderar este desafío.

Controlar la agenda

23 de Abril, 2008
Controlar la agenda
Arturo Arriagada I.
Escuela de Periodismo
Universidad Diego Portales

Al convocar a 15 mil personas, la manifestación ciudadana en favor de la entrega de la "píldora del día después" puede ser catalogada de exitosa. Pero al ignorar "la libertad de decidir" que ayer recorrió las calles, el gobierno pierde una oportunidad para controlar la agenda y conectarse con las visiones de mundo de miles de chilenos.

Luego de una masiva campaña a través de blogs, Facebook y YouTube, la protesta en contra del fallo del Tribunal Constitucional (TC) que prohíbe la entrega de la píldora del día después, convocó a 15 mil personas en Santiago. Demostrando que la participación ciudadana no sólo se manifiesta al momento de votar - y al igual que en las protestas estudiantiles de 2005- los nuevos medios de comunicación vuelven a tener un rol importante al conectar a miles de ciudadanos en torno a una temática en común.

Matrimonio por conveniencia

21 de Abril, 2008
El Mostrador.cl
Matrimonio por conveniencia
Arturo Arriagada I.

Al ser la principal plataforma para comunicar masivamente los logros de un gobierno, los medios de comunicación se han convertido en actores clave de la política actual. Para que un gobierno sea calificado como exitoso, debe haber mostrado sus triunfos por televisión. Pero para saber si un gobierno lo ha hecho bien o mal, los medios son los llamados a fiscalizarlos. Por esto, el montaje que quedó al descubierto durante la inauguración de un hospital en Curepto, refleja tanto los problemas del gobierno de Bachelet para comunicar sus triunfos, como la escasa capacidad de fiscalización de los medios de comunicación.

Aprobada con reparos

17 de Abril de 2008
Aprobada con reparos
Arturo Arriagada I.

www.elmostrador.cl

Al cambiar el eje de la discusión desde la corrupción hacia la desigualdad y la discriminación, Yasna Provoste se presentó como la primera víctima del desalojo de la Concertación. Pero esa estrategia comunicacional –que aprobó con reparos al igual que la acusación constitucional en su contra-, no servirá de nada si Bachelet insiste en reforzar la idea del femicidio político. Ahora el desafío para el gobierno es demostrarle a los chilenos que puede mejorar la calidad de la educación, en vez de llorar por el recuerdo de aquellos que cayeron en el intento.

Aprobada con Reparos

Al cambiar el eje de la discusión desde la corrupción hacia la desigualdad y la discriminación, Yasna Provoste se presentó como la primera víctima del desalojo de la Concertación. Pero esa estrategia comunicacional -que aprobó con reparos al igual que la acusación constitucional en su contra-, no servirá de nada si Bachelet insiste en reforzar la idea del femicidio político. Ahora el desafío para el gobierno es demostrarle a los chilenos que puede mejorar la calidad de la educación, en vez de llorar por el recuerdo de aquellos que cayeron en el intento. Esta columna fue publicada en El Mostrador.cl

Arturo Arriagada I.

17 de Abril de 2008
Aprobada con reparos
Arturo Arriagada I.
Escuela de Periodismo
Universidad Diego Portales

Hechos, no palabras

El Mostrador.cl
11 de Abril, 2008
Hechos, no palabras

Arturo Arriagada I.
Escuela de Periodismo
Universidad Diego Portales

Los importantes acuerdos políticos e iniciativas legales impulsados por los últimos gobiernos de la Concertación para transparentar el actuar de los organismos públicos, se ven opacados cuando se implementan a medias. Aunque el eslogan de Lagos y Bachelet en materia de transparencia ha sido el “caiga quien caiga”, cuesta entender la lentitud del aparato estatal para implementar mejoras en un ámbito tan sensible para la calidad de la democracia.

¿Yo amo a Bachelet?

12 de Diciembre, 2007¿Yo amo a Bachelet?

Al prometerle al país que su gobierno sería de un estilo “ciudadano”, Michelle Bachelet generó expectativas que la obligaron a abrir las puertas de La Moneda a todos los chilenos. Pero al reunirse con gente ligada al mundo del espectáculo en el palacio de gobierno, Bachelet confunde la empatía con la farándula. Y con ello, la construcción de un liderazgo sustentable en el tiempo.

Una marca se compone de una promesa y una experiencia. Así, la marca de un gobierno no difiere de la de un producto. Una pasta de dientes realiza la misma promesa que un candidato cuando hace campaña. La pasta de dientes promete que, si la usas, no tendrás caries. Y con ello, te invita a vivir la experiencia de lavarte los dientes, la que será distinta a la que promete la competencia. El “bacheletismo” fue la marca que la Concertación creó para enfrentar una compleja elección presidencial. En ella, Bachelet prometió que en su gobierno nadie se repite el plato, así como también más participación para los ciudadanos. Pero la experiencia no ha estado a la altura de la promesa.

En el caso de su primera promesa, Bachelet ha debido suplir inexperiencia política con repeticiones de plato. Pero si su apretada agenda le impide reunirse con ciudadanos que quieren dar a conocer sus problemas, Bachelet no debiera juntarse con el artista de turno que visita el país. Porque su promesa fue escuchar a los chilenos, la experiencia que ellos han tenido se asocia más a portazos en la cara que a reuniones en La Moneda. Bachelet se equivoca al confundir empatía con farándula. Si bien es atractivo ver a una gobernante sacándose una foto con artistas como Antonio Banderas, Penélope Cruz, Miguel Bosé, Serrat, Sting o Shakira, entre otros, los deudores habitacionales seguirán encargados de aguarle cada una de sus apariciones en público por negarles una audiencia.

Cuando el gobierno adolece de serios problemas para comunicar sus logros, con dichas acciones atenta contra el capital político de Bachelet. Ya que no cumple lo que promete, Bachelet será recordada como la presidenta de los famosos en vez de la presidenta de los chilenos. Al ser la primera mujer que gana una elección presidencial en Chile, Bachelet se ha convertido en el ícono de nuevas campañas como la de Cristina Kichner o Hillary Clinton. Pero en vez de potenciar su liderazgo con alianzas políticas a nivel mundial, sólo se ha quedado en anécdotas.

Para revertir este escenario, Bachelet tiene que tomar decisiones respecto las demandas de ciertos grupos de ciudadanos. Cuando los deudores habitacionales claman por una solución, Bachelet debe sacarse una foto con ellos en sus casas Serviu con sus deudas repactadas. Cuando los secundarios claman por mejoras en el sistema educacional, ella debe liderarlas y asistir a las salas de clases. Cuando los chilenos no entienden las victorias y acuerdos que el gobierno está logrando, Bachelet debe comunicarlos. De esta forma, su gobierno será cercano y competente, y no una promesa inconclusa que negó la invitación a los chilenos a vivir la marca del bacheletismo.

El caso de Álvaro Ballero- ese personaje que inundó las pantallas de televisión luego de su paso por un reality show- es similar al de Bachelet. Si Ballero le dijo al país que él comandaba la revolución de la televisión en Chile, Bachelet nos habló de participación e integración en las decisiones públicas. Promesas y experiencias ue no se cumplen. Cuando Ballero no logró dar el ancho con las expectativas, la televisión lo desechó. Si Bachelet no cumple lo que promete, también será olvidada por la ciudadanía. “Yo amo a Ballero” fue la frase de los cinco minutos de fama de un chileno que quiso ser famoso. “Estoy contigo” - sin cumplir el estar con nosotros- quedará en la historia como la frase de una mujer que, sin querer queriendo, terminó siendo presidenta de todos los chilenos.

 

La unión hace la fuerza

http://www.antimedios.cl 

6 de Diciembre, 2007
La unión hace la fuerza
Arturo Arriagada I.
Escuela de Periodismo
Universidad Diego Portales

La salida del vocero de gobierno Ricardo Lagos Weber no es más importante que el regreso de Francisco Vidal a La Moneda. Porque el ex ministro de Lagos tendrá el desafío de comunicar a la ciudadanía cada uno de los logros de Bachelet - así como frenar los ataques de la derecha- también deberá evitar la defensa corporativa del legado del ex presidente más criticado de los últimos años. Si lo logra, Bachelet acierta al unirse al entorno de Lagos para terminar su gobierno de manera digna.

La "nueva" vocera

Luego del encuentro que tuvo con la presidenta Michelle Bachelet la semana pasada, Soledad Alvear puede convertirse en la nueva vocera de la Concertación en situaciones de crisis. Porque cuenta con la confianza estratégica de Bachelet para ordenar filas en el conglomerado de gobierno, Alvear tiene la posibilidad de ser la ama de llaves del palacio de gobierno para las elecciones presidenciales de 2009.

Arturo Arriagada I.

Cambio en el equipo

La Nación Domingo
Domingo 13 de Enero, 2007.

Cambio en el equipo
Arturo Arriagada I.
Académico Escuela de Periodismo
Universidad Diego Portales

Las analogías que ha empleado el Gobierno para explicarle al país sus dificultades para construir un gabinete exitoso -comparándolo con un equipo de fútbol, y sus dos años restantes con un “segundo tiempo”- también son una señal del estilo que imperará en La Moneda durante el último tramo de la era Bachelet. Así, la llegada de Edmundo Pérez Yoma a Interior representa un cambio en el estilo de liderazgo de la Mandataria.

Si bien por su cumpleaños al ministro Pérez Yoma le entregaron tres regalos en La Moneda, dos de ellos constituían símbolos de su rol en Palacio. El primero, una foto de su padre, Edmundo Pérez Zujovic, ministro del Interior de Frei Montalva, con dicho Presidente. Y el segundo, la jineta de capitán del equipo de Gobierno para conducir el “segundo tiempo” de Bachelet.

Hablar más y mejor

La cadena nacional en la cual el ministro de Hacienda Andrés Velasco dio a conocer el nuevo presupuesto para el año 2007, sólo refleja las habilidades comunicacionales del economista y el nuevo rumbo que está tomando el gobierno de Bachelet para decir las cosas claras a los ciudadanos, la oposición y los partidos políticos.
Abajo de la columna, adjunto el discurso pronunciado ayer por el ministro de Hacienda Andrés Velasco.

Mentalidad televisiva

Luego de un tiempo tratando de solucionar algunos problemas tecnológicos del blog, Antimedios vuelve a la carga con una columna de su editor. La escasa capacidad que ha tenido el gobierno de Bachelet para manejar la agenda mediática, sólo genera como resultado la indiferencia y el rechazo de la ciudadanía a través de las encuestas. La mentalidad televisiva del gobierno, más allá del protagonismo de Bachelet, será clave para invertir un escenario comunicacional incierto.

Los riesgos del cuoteo

La reciente entrevista publicada el viernes pasado por el diario La Segunda, en la cual se simula conversar con Jaime Guzmán a 15 años de su muerte, además de la nominación del ex ministro Francisco Vidal como presidente del directorio de TVN, no hace más que generar cuestionamientos con relación al rol que ejercen los medios como actores políticos en la sociedad. Por un lado, éstos quieren mantener cautivas a sus audiencias menos volátiles, y por otro aspiran a desarrollar contenidos novedosos para encantar nuevas audiencias. En este escenario se crean conflictos entre la estructura organizacional, editorial e ideológica que sustenta la existencia de un medio de comunicación en Chile.