Debates Presidenciales

Los medios y sus opciones políticas: ¿hora de salir del clóset?

Los medios y sus opciones políticas: ¿hora de salir del clóset?

La reciente campaña presidencial en EE.UU. ha dejado en evidencia una gran diferencia entre la cultura política de ese país y la chilena. La capacidad de la prensa estadounidense de explicitar sus preferencias políticas en tiempos de elecciones (endorsement), refleja el valor de la deliberación y la transparencia en los procesos electorales. Mientras al menos parte de la prensa escrita en Chile no se anime a salir del clóset en tiempos de elecciones, seguirá alimentando las teorías conspirativas de sus detractores y la desconfianza de sus audiencias.

Prueba de cámara

Así como las pruebas de cámara permiten elegir al mejor actor para interpretar un papel en una película, los debates presidenciales debieran ser una instancia para que los ciudadanos vean en acción a potenciales presidentes de la república para luego decidir por quien votar. Pero en Chile los debates parecen ser un encuentro entre miembros de la elite que interpretan siempre al mismo personaje que teme discutir y así diferenciar sus posiciones frente a los temas de interés público.

Debates presidenciales: matrimonio sin sexo

En Chile los debates presidenciales son como un matrimonio sin sexo, los candidatos se juntan pero no discuten. Siendo una oportunidad para el intercambio de ideas, los debates se han transformado en monólogos cuoteados por candidatos, comandos y los canales de televisión que los transmiten. Para encender la pasión -y en la medida que incluyan la participación de los ciudadanos a través de las nuevas tecnologías- los actuales candidatos a La Moneda tienen una oportunidad de organizar verdaderos debates que se hagan cargo de las demandas ciudadanas por una mayor representación en la deliberación de los asuntos públicos.