Instagram

El precio de las máscaras

El precio de las máscaras

Con el surgimiento de internet —y luego con las redes sociales— la gran pregunta de antropólogos, sicólogos, sociólogos y expertos en comunicación ha sido ¿qué es lo virtual y lo real de nuestras vidas al estar conectados a través de pantallas? ¿Qué es lo real o irreal de nuestras vidas cuando las compartimos online? Desde diversas disciplinas los estudios recientes sugieren que no existe necesariamente una separación entre la vida real y la vida online. Esto no implica que nuestra performance online y los hábitos en las redes sociales nos enfrenten a nuevos escenarios en la construcción de nuestra identidad y las relaciones sociales. Al final, intentamos proyectar lo que somos —o lo que creemos y queremos ser— en las redes sociales.

La vieja tensión social

La vieja tensión social

Más que grandes cambios y novedades, estamos frente a la tensión entre apocalípticos e integrados en relación a las actuales formas de organización social, política y económica. Ambos grupos ven en las tecnologías dispositivos de cambio y continuidad del orden social, respectivamente. La novedad no está en las tecnologías en sí, más bien en esa tensión que las tecnologías ayudan a amplificar y que emerge, por ejemplo, cuando los gobiernos quieren regular los derechos de los usuarios en Internet.