La Moneda

Nuevos Ciudadanos y 7 años de Antimedios

En este artículo publicado en la última edición de Revista Qué Pasa junto a Sebastián Valenzuela, académico de la UC, discutimos la relación entre el uso de tecnología y la participación política del movimiento estudiantil.

Este artículo también es la posibilidad de celebrar los 7 años de Antimedios. La idea de Antimedios siempre ha sido ser un espacio de discusión en torno al papel que juegan los medios de comunicación en la sociedad, así como la manera en que los chilenos consumen estos medios. Estas discusiones se han ido ampliando con la masificación de nuevas tecnologías como las redes sociales y el acceso a Internet. 

Aprovecho de agradecer a los lectores de Antimedios por su paciencia para leer o borrar cada uno de estos envíos. Por un Chile en el que se pueda analizar y discutir el rol de los medios y las tecnologías en la sociedad, Antimedios quiere ser un aporte en ese proceso.

La Concertación se divorcia de la opinión pública

Ayer se firmó el divorcio entre la Concertación y los chilenos. Después de un matrimonio de 20 años, la mayoría de los ciudadanos consideró necesario construir una nueva relación con la Coalición por el Cambio. Pero los matrimonios dejan hijos, amigos e historias en común. Para terminar con la tristeza propia de un quiebre sentimental, Piñera tiene que darle continuidad y novedad al relato concertacionista de respeto a los derechos humanos, el ejercicio de las libertades individuales y el modelo económico con rostro humano.

En la medida de lo posible

El apoyo ciudadano a Michelle Bachelet no puede explicarse sólo por la crisis económica y el bolsillo de los chilenos. Su discurso político -ese que logró construir entre aciertos y errores- refleja también la decepción frente a un sistema político que se sigue conformando con lograr cambios en la medida de lo posible.

Una verdad incómoda

Para representar las diferencias entre aquellos que se atienden en el sistema de salud público y las clínicas de cota mil, Piñera cometió un error al utilizar como ejemplo a Ema Velasco. Si en el Chile actual todavía no somos todos iguales, el desafío para Piñera es explicar de qué forma va a revertir esa realidad en caso de llegar a La Moneda.

Otra cosa es con delantal

En una semana donde la agenda pública ha estado copada con historias de pacientes que requieren transplantes de órganos, ahora el transplantado fue el ministro del Interior. Más allá de las coincidencias, la operación de Pérez Yoma dejó al descubierto tanto errores como aciertos comunicacionales de La Moneda. Por una parte, nadie sabía respecto de la condición de salud del ministro. Por otra, fue Bachelet la que habló del tema con los medios y no Carolina Tohá, la nueva vocera de gobierno.

4 años de Antimedios

El pasado muchas veces se hace presente en la forma que tiene Sebastián Piñera para acercarse a la gente. Cuando insiste en tratar a los electores como potenciales clientes de su nuevo producto -el "servicio público"-, Piñera olvida las encuestas que con tanto entusiasmo sigue. Las mismas que reflejan el rechazo de la ciudadanía hacia los "servidores públicos". Si Piñera cree que de esa forma la opinión pública lo va a identificar como un político que fue empresario, los hechos son más que las palabras si de vender sus empresas se trata. En caso contrario, y antes de la elección presidencial, Piñera terminará por engrosar la lista de los candidatos de derecha que intentaron derrotar a la Concertación para llegar a La Moneda.

Palabra de mujer

http://www.antimedios.cl 

Antes del terremoto ocurrido en La Moneda con la renuncia de Belisario Velasco, escribí esta columna en La Nación Domingo del 30 de Diciembre. Ahora sólo hay que esperar el ministro que tendrá que dar la pelea contra el dominio de Francisco Vidal. A ver sí le da energía al segundo tiempo del gobierno que partió con un autogol al salir a la cancha.

Arturo Arriagada I.

30 de Diciembre, 2007
Palabra de mujer
La Nación Domingo
Arturo Arriagada I.

Cuando Michelle Bachelet ganó la elección presidencial en 2005, los chilenos se colgaron la banda presidencial. Como la gracia de su campaña fue empoderar a los ciudadanos invitándolos a construir una sociedad más justa e inclusiva, en sus dos años restantes de mandato Bachelet deberá cumplir con su palabra. Así será recordada por logros más importantes que el sólo hecho de ser la primera mujer que pisó La Moneda.