Medios en Chile

Con peras y manzanas

Con peras y manzanas

Durante 45 días, 36 chilenos de seis ciudades del país escribieron en un diario de vida su relación con los medios de comunicación y las tecnologías digitales. Entre las conclusiones: los ciudadanos demandan más explicación y opinión.“Diarios de vida de las audiencias chilenas” nos permite reflexionar respecto del papel que juega la información sobre los asuntos públicos en la vida cotidiana. Las noticias, ese producto que intenta reducir realidades complejas a seis preguntas (¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde? y ¿Por qué?), están siendo cuestionadas por las audiencias, al igual que el rol de periodistas y conductores de noticias a la hora de informar.

V Encuesta "Jóvenes y Participación"

V Encuesta "Jóvenes y Participación"

Los jóvenes entre 18 y 29 años son desconfiados de las instituciones, cada vez más liberales y con creciente participación en organizaciones sociales. La Encuesta de Participación y Jóvenes Periodismo UDP-Feedback muestra los principales cambios de este grupo entre 2009 y 2013. ¿Qué opinan los jóvenes ante los desafíos del nuevo gobierno? Según ellos, la educación sigue siendo el problema más importante que enfrenta el país hoy en día. Sin embargo, esta preocupación cayó fuertemente si se la compara con 2011, el año más intenso de las movilizaciones estudiantiles. Mientras en 2011 el 39% de los jóvenes mencionaba que la educación era el tema más importante para los chilenos, el 19% opinó lo mismo en 2013.

Información pública y de calidad

¿Es muy osado comparar la crisis de la educación -y la discusión en torno al lucro- con la de cualquier canal de televisión, TVN incluido? A veces no lo es tanto, ya que podríamos pensar que las dinámicas actuales de producción de contenidos televisivos -cuyo fin es acaparar la mayor cantidad de audiencia- tiene "externalidades" como el programa Contacto. Al ser los medios negocios y actores políticos que se mueven en el ámbito de lo público, es hora de que todos quienes conforman la "industria de medios" mejoren el nivel de la calidad del producto que entregan, por lo menos, apostando a la diferenciación de la oferta de contenidos.

Pecar por omisión

Pecar por omisión

La transición a la que hoy en día se ven enfrentados los medios chilenos es pasar del "pecar por omisión" al "transparentar sin transar". Para contradecir a quienes critican su desempeño por promover los intereses de sus dueños, los medios tienen que transparentar sus conflictos de interés y hacerse cargo de su papel en la sociedad. Un proceso que implica reflexionar respecto a la centralidad de los medios en la vida cotidiana y la necesidad de diversificar los discursos y voces que a través de ellos circulan en la esfera pública.

Medios sin letra chica

9 de Agosto, 2011 Medios sin letra chica Arturo Arriagada El Mostrador

Cuando los medios de comunicación sean capaces de revelar sus preferencias políticas, podremos celebrar un avance en la calidad de nuestra democracia. En la medida que los medios disfracen sus posiciones políticas con el slogan de la objetividad, seguirán fomentando las asimetrías de información y los niveles de desigualdad entre los chilenos.

La llegada al panel de Tolerancia Cero del director de La Tercera, Cristián Bofill, desafía la inteligencia de las audiencias de ambos medios o quizás sea un acto de honestidad. Independiente de la reconocida capacidad del periodista, conocido por su habilidad para marcar la agenda política del país, muchos podrían sugerir que Bofill es un reemplazo en términos políticos de Juan Carlos Eichholz. Aunque esto es sólo ficción, pero alimentada principalmente por los mismos medios. Hasta ahora, La Tercera y ningún medio de comunicación han revelado explícitamente sus preferencias políticas. Si bien en Chile las audiencias identifican las posiciones políticas de los medios de comunicación a través de los cuales se informan, éstos todavía no han sido capaces de salir del clóset y revelar sus preferencias políticas.

De acuerdo a los datos de la encuesta ICSO-UDP de 2010 -independiente de si los consumen o no- los chilenos asocian a la prensa escrita y los canales de televisión con posiciones más cercanas a la centro-derecha. Aunque en la mayoría de los casos, aquellos que se identifican con la Concertación son más críticos a la hora de evaluar la posición política de los medios que los que se identifican con la Alianza. Independiente de la posición política de los encuestados -en una escala de 1 a 10, donde 1 es "izquierda" y 10 "derecha"- el diario más cercano a posiciones políticas de derecha es El Mercurio (7,8). Le siguen La Tercera (6,6), La Segunda (6,3), La Nación (6,0), LUN (5,6) y La Cuarta (5,1). En el caso de los canales de televisión, Chilevisión (6,9) es el canal más ubicado a la derecha, seguido por Canal 13 (6,8), Mega (6,6), en tanto TVN y La Red son evaluados de manera similar (5,9). Hay que destacar que el trabajo de campo de esta encuesta se llevó a cabo pocas semanas después de que el actual presidente Sebastián Piñera concretara la venta de Chilevisión.

En este contexto, ¿por qué los medios no hacen públicas sus preferencias políticas? Por vergüenza, pero también porque confunden la objetividad con paternalismo. Es paradójico que en un sistema de medios como el chileno las audiencias puedan elegir dentro de una variada oferta de productos informativos sólo desde la intuición de su propia antena política. Lo de variada oferta es relativo, ya que uno de los problemas de los medios en Chile están asociados a la falta de pluralismo de los contenidos y voces que allí se exponen. Aunque esto también ocurre porque la cultura política chilena asocia la objetividad con la independencia a la hora de analizar la realidad. ¿Acaso no se es independiente cuando se explicita la posición política desde la cual se está hablando? En una encuesta nacional hecha en 2010 por Periodismo UDP y Feedback, un 55% de los encuestados señaló estar a favor de que los medios hagan públicos sus respaldos políticos en tiempos de elecciones.

En democracias y en sistemas de medios más desarrollados y competitivos que el nuestro, es una práctica común que los medios revelen sus preferencias políticas en tiempos de elecciones. Diarios como The Guardian, The Independent, New York Times y el semanario The Economist, han explicitado públicamente sus apoyos políticos. Es paradójico que cuando los medios siguen con atención la manera de operar y las agendas temáticas de los medios extranjeros, no sean capaces de incorporar estas prácticas de transparencia. En Chile ya están dadas las condiciones para que eso ocurra, en tanto, los medios seguirán sacrificando su principal capital: la credibilidad de sus audiencias. Mientras los analistas y medios no hagan transparentes sus conflictos de interés o sus preferencias políticas en tiempos de elecciones, las mejoras a la calidad de la democracia y nuestras instituciones seguirán siendo tareas pendientes.

Si se habló de una nueva forma de gobernar, ya es hora de empezar a hablar de una nueva forma de informar, pero sin letra chica. Al confundir objetividad con paternalismo, los medios en Chile no se atreven a salir del clóset y hacer públicas sus preferencias políticas. Si bien los medios se enfrentan al problema de satisfacer tanto los intereses de sus dueños como los de sus audiencias, para fomentar la competencia en el mercado de la información, es necesario reemplazar la objetividad por la transparencia y la fiscalización. Este el cambio de paradigma que estamos enfrentando, impulsado principalmente por la masificación y el acceso a Internet. La llegada de Bofill a Chilevisión plantea estas preguntas. Aunque también surgen otras en relación a TVN, canal que por ley tiene que satisfacer los intereses de "todos los chilenos". Por lo mismo, quizás también llegó la hora de definir si el país realmente quiere tener un canal público de verdad, sin letra chica. Eso sí, antes hay otras prioridades.

Analistas Transparentes

Cuando los analistas transparentan sus intereses contribuyen tanto a la calidad del debate público como a la credibilidad de los medios de comunicación que les dan tribuna. Si los medios chilenos adolecen de falta de pluralismo, los analistas poco transparentes fomentan las asimetrías de información y como consecuencia atentan contra la calidad de la democracia.

¿Cerca de la revolución? Cambio y continuidad en la era del “Me gusta” y el “Retuit”

En esta presentación quisiera desarrollar tres ideas muy simples que dan cuenta de los cambios y continuidades que plantean los nuevos medios en la distribución del poder en las sociedades: 1) A través de sus prácticas de consumo, producción e intercambio de información, los jóvenes chilenos interesados en los asuntos públicos están redefiniendo el concepto de ciudadanía y las formas de ejercerla. 2) Internet desestabiliza los centros de poder y diversifica los flujos de información, pero también promueve lo que podríamos llamar "chorreo informativo". 3) Que la gente no esté dispuesta a pagar por la información de los medios online plantea un desafío al periodismo como disciplina, lo que obliga a deconstruir y reconstruir el concepto y formato de "noticia" y lo que se entiende por "información".

La nueva forma de informar

En un momento donde los reacomodos en el escenario político post Concertación y 27-F están a la orden del día, el gobierno de Sebastián Piñera plantea problemas y oportunidades para los medios de comunicación. Problemas, porque hasta ahora la derecha siempre ha estado más cerca de los medios y así lo identifican los chilenos. Era más fácil criticar a los gobiernos de la Concertación que al primer gobierno de derecha en llegar al poder después de 50 años. Oportunidades, porque los medios son un negocio cuyo principal capital es la credibilidad de sus audiencias. Para ser creíbles y rentables hay que ser independientes del gobierno de turno. La nueva forma de informar de los medios en Chile tiene en la fiscalización su mejor aliado. Con ello contribuirán a la calidad de la democracia, demostrando independencia y siendo fieles a las demandas de sus audiencias.

Los desafíos de Chilevisión

Al ofrecer entrevistas con condiciones, Sebastián Piñera da una señal de seguir más preocupado de sus negocios en vez de su futuro gobierno. Para despejar dudas sobre sus conflictos de interés y entregarle independencia informativa, Piñera tiene que dejar la propiedad de Chilevisión (CHV). En caso contrario, pone en peligro la confianza de los chilenos hacia ese canal en particular y los medios de comunicación en general.

Feliz 2010 & Conversaciones sobre medios, política y participación

Este es el último envío de 2009 de Antimedios. Acá podrán encontrar extractos de una serie de conversaciones que tuve en Septiembre pasado gracias a una invitación del gobierno de EE.UU. al International Visitor Leadership Program. Allí pude visitar centros de investigación, universidades y medios de comunicación de ese país para conocer distintas experiencias relacionadas con los temas de interés de Antimedios (comunicación política, Internet, la participación 2.0, los medios y las sociedades, entre otros).

Tarjetita de invitación

Si las elecciones presidenciales son como un matrimonio entre la ciudadanía y los candidatos, las campañas políticas -y sus correspondientes "ideas fuerza"- son la invitación a dicha celebración. Si bien quedan algunos meses para que comience la campaña presidencial de manera oficial, los actuales slogan disponibles en las páginas Web de los candidatos no dan para pensar en grandes celebraciones.

Medios y política como el padre gatica

Al ser actores clave para la sustentabilidad de la democracia, tanto el sistema político como de medios de comunicación tienen que establecer mecanismos que fomenten la competencia y transparencia. Entre otros beneficios, las campañas electorales tendrían mayor utilidad y relevancia para los electores a la hora de decidir su voto.

To BBC or not to BBC

En una reciente entrevista al diario The Guardian, Mark Thompson -director general de la BBC- lanzó una bomba al revelar la posible venta de una de sus filiales. Para muchos, esto huele a privatización de una empresa pública que se financia principalmente a través del TV Licence Fee, una cuenta anual de casi 135 mil pesos chilenos que pagan los ingleses para acceder a los contenidos de la BBC. Si esta discusión se diera en Chile sería como enfrentar la total privatización de TVN.

Medios populistas

Si los medios de comunicación chilenos tuvieran que ejercer un tipo de liderazgo político, serían representantes del populismo. Aunque su discurso se centra en defender los intereses ciudadanos -fiscalizando el rol del gobierno y los abusos de poder- a veces no practican lo que predican. Ya que esta industria posee escasos indicadores para evaluar su desempeño, el ciudadano libre e informado que promueven se ve impedido de ejercer ese derecho al momento de elegir un medio para informarse.

Cultura de la transparencia

A raíz de los resultados del III Barómetro de Acceso a la Información, realizado por la Escuela de Periodismo de la UDP y la ANP, mientras más sean los esfuerzos por parte de los medios de comunicación masiva para informar a los ciudadanos sobre la transparencia y efectividad con la que se desempeñan diversas instituciones del país –especialmente las grandes empresas- más posibilidades existirán de establecer en Chile una cultura de la transparencia.
Esta columna fue publicada el sábado pasado en El Mercurio.

Golpe a golpe: La Tercera versus El Mercurio

Para todos aquellos que se preguntan por qué ahora están leyendo La Tercera, cuando antes leían El Mercurio, este notable reportaje escrito por el periodista Miguel Paz, donde se relata la pequeña batalla que día a día, especialmente domingo a domingo, viven El Mercurio y La Tercera. Sólo para entender cómo se mueve parte de la industria de medios de comunicación en Chile.

Los riesgos del cuoteo

La reciente entrevista publicada el viernes pasado por el diario La Segunda, en la cual se simula conversar con Jaime Guzmán a 15 años de su muerte, además de la nominación del ex ministro Francisco Vidal como presidente del directorio de TVN, no hace más que generar cuestionamientos con relación al rol que ejercen los medios como actores políticos en la sociedad. Por un lado, éstos quieren mantener cautivas a sus audiencias menos volátiles, y por otro aspiran a desarrollar contenidos novedosos para encantar nuevas audiencias. En este escenario se crean conflictos entre la estructura organizacional, editorial e ideológica que sustenta la existencia de un medio de comunicación en Chile.

Falta de Transparencia

Después del debate de anoche, una columna sobre la falta de transparencia tanto de los medios como de los propios candidatos a la hora de construir información y revelar las formas cómo llevarán a cabo sus promesas de campaña y gastos que han efectuado. Más allá de Piñera y Bachelet, la discusión se debiera centrar en la transparencia electoral y la viabilidad de las promesas de gobierno de cada candidato.

Colegas periodistas

¿Para qué sirven los periodistas? Esa es la pregunta que hace Nibaldo Mosciatti en notable columna publicada ayer en La Nación Domingo. Sí, porque no se sabe si son los relacionadores públicos de candidatos políticos, redactores de prensa o asesores que dan consejos que pueden ser útiles o no para la lógica de los medios de comunicación.
¿Por qué ningún periodista contó la historia de la gente de Maihue antes de que se hundiera la balsa, sin que las autoridades municipales supieran de las necesidades de esas personas?