Twitter

Comparto, luego existo

Comparto, luego existo

Compartir en la era digital se ha convertido en una forma de existir y de estar con los otros. Compartimos fotos, datos, estados de ánimo, comentarios, links, contactos, movimientos, direcciones y momentos. Compartimos lo que somos -y lo que queremos ser- a través de nuestros teléfonos, perfiles online y aplicaciones. ¿Qué hay detrás de eso?

Los artefactos y sus fines

Los artefactos y sus fines

En la era digital la memoria es frágil y toda tecnología que es considerada como nueva se le atribuye la propiedad de lograr ciertos fines independientes del uso que hagan de ella las personas. ¿Qué hay de nuevo en Facebook o Twitter versus un teléfono más que las ganas de comunicarnos y compartir con otros? ¿No es el teléfono la posibilidad para compartir la intimidad o una experiencia traumática, mientras para otros esa posibilidad está en Facebook? Al igual que los “quipus” de los incas, lo que vemos hoy en distintos espacios digitales como las redes sociales online son los registros de diversas culturas y sus significados.

Entrevista a Sam Ford, coautor del libro Spredable Media

Entrevista a Sam Ford, coautor del libro Spredable Media

En Tendencias de La Tercera apareció la entrevista que le hice a Sam Ford, co-autor del libro Spredable Media (NYU Press, 2013). La idea era conversar sobre tres cosas: por qué compartimos contenidos online, qué transformaciones están generando estas prácticas en la economía de las audiencias y, por último, cómo medir el comportamiento de las audiencias en un contexto donde a veces vemos televisión, usamos Twitter y Facebook para comentar lo que vemos, entre otras cosas.

Ficción en la televisión, los hechos reales en la red: un experimento en tiempo real

Cada vez más, vemos televisión y usamos las redes sociales al mismo tiempo, lo que puede producir una gran e inédita conversación. El experto en marketing digital, Andrés Valdivia, ha estado analizando una experiencia concreta de este fenómeno que se llama convergencia a través de las emisiones de la segunda temporada de la serie Los archivos del cardenal.

Términos y condiciones

Términos y condiciones

La difusión pública del programa Prism traslada la discusión que plantea Turow desde la dimensión del consumo a la relación cotidiana entre gobiernos y ciudadanos. Que los gobiernos monitoreen toneladas de información que refleja la vida social de espacios digitales ya no es una gran novedad. Aunque el hecho que ese seguimiento sea de conocimiento público plantea a gobiernos y ciudadanos la necesidad de definir los límites a través de los cuales se vigilan y analizan los movimientos de las personas y el tipo de información que proveen; así como el uso que tanto las entidades privadas como públicas le dan a esa información. También es una oportunidad para que quienes defienden el papel de internet como una serie de tecnologías que fomentan el ejercicio de la libertad y la democracia, también lo promuevan en relación a nuestras prácticas como consumidores. Esta vez, todos somos Truman.

La nueva protesta chilena

Las masivas movilizaciones juveniles -principalmente a raíz del conflicto educacional- se han tomado la agenda del país en los últimos meses. Las manifestaciones públicas más numerosas desde el regreso de la democracia han desafiado años de discursos que hablaban de una juventud descomprometida y nihilista. ¿Qué hay detrás de estas demostraciones públicas? ¿Qué factores pueden estar influyendo en este nuevo escenario? Una respuesta se puede buscar en las diferencias generacionales y los enfrentamientos entre jóvenes y adultos que aparecen en la sociedad. La tercera encuesta de Jóvenes y Participación (Escuela de Periodismo UDP y Feedback) permite afinar este análisis y adelantar algunas hipótesis respecto de dónde están emergiendo los principales puntos de conflicto.

La generación movilizada

La generación movilizada

Por tercera vez, la Escuela de Periodismo de la UDP y Feedback realizaron su encuesta sobre jóvenes y participación. En este año, marcado por las movilizaciones estudiantiles, los datos cobran mayor relevancia. El grupo compuesto por personas entre 18 y 29 años le teme menos al conflicto, no sólo utiliza las redes sociales para contactar amigos y conversar, sino que también para expresar opiniones sobre temas públicos y, aunque son más participativos, aún miran con desconfianza los procesos electorales.

Nuevos Ciudadanos y 7 años de Antimedios

En este artículo publicado en la última edición de Revista Qué Pasa junto a Sebastián Valenzuela, académico de la UC, discutimos la relación entre el uso de tecnología y la participación política del movimiento estudiantil.

Este artículo también es la posibilidad de celebrar los 7 años de Antimedios. La idea de Antimedios siempre ha sido ser un espacio de discusión en torno al papel que juegan los medios de comunicación en la sociedad, así como la manera en que los chilenos consumen estos medios. Estas discusiones se han ido ampliando con la masificación de nuevas tecnologías como las redes sociales y el acceso a Internet. 

Aprovecho de agradecer a los lectores de Antimedios por su paciencia para leer o borrar cada uno de estos envíos. Por un Chile en el que se pueda analizar y discutir el rol de los medios y las tecnologías en la sociedad, Antimedios quiere ser un aporte en ese proceso.

¿Cerca de la revolución? Cambio y continuidad en la era del “Me gusta” y el “Retuit”

En esta presentación quisiera desarrollar tres ideas muy simples que dan cuenta de los cambios y continuidades que plantean los nuevos medios en la distribución del poder en las sociedades: 1) A través de sus prácticas de consumo, producción e intercambio de información, los jóvenes chilenos interesados en los asuntos públicos están redefiniendo el concepto de ciudadanía y las formas de ejercerla. 2) Internet desestabiliza los centros de poder y diversifica los flujos de información, pero también promueve lo que podríamos llamar "chorreo informativo". 3) Que la gente no esté dispuesta a pagar por la información de los medios online plantea un desafío al periodismo como disciplina, lo que obliga a deconstruir y reconstruir el concepto y formato de "noticia" y lo que se entiende por "información".

Killing in the Name of (participación & democracia)

Hace un tiempo Antimedios está discutiendo el tema de la participación ciudadana a través de Internet. Algunas acciones se han visto en Chile con la "píldora de día después", la "estatua del papa" y las "becas Chile". En menor medida algo ha pasado con las elecciones presidenciales con la campaña en Twitter "#paraunirseafrei", el "Frei no More" o la estrella de Piñera que circula en las fotos de miles de usuarios. Todas acciones que develan la desconexión existente entre la política, sus instituciones y los ciudadanos.

#Para unirse a Frei

Si el INJUV hubiera tomado en cuenta las formas de participación ciudadana que se dan en Internet, quizás los resultados de esta elección serían distintos y con más jóvenes votando. La campaña "para unirse a Frei" que está dando vuelta en Twitter refleja tanto las características de la participación 2.0 como las del nuevo ciudadano online.

La falacia de la participación

La reciente decisión de no autorizar la instalación de la "estatua del Papa" en Bellavista puede ser considerada como un triunfo para los ciudadanos que protestaron en las calles y en Facebook. Al mismo tiempo refleja la necesidad de integrar al sistema político estas nuevas formas de participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones públicas.

Generación perdida

El Índice de Generación Digital (IGD) -estudio publicado por VTR, Educar Chile y Adimark- da cuenta de los usos y percepciones acerca de Internet que tienen los chilenos menores de 18 años y sus padres (700 y 300 encuestados, respectivamente). En un año electoral donde quizás se vea el mayor despliegue de campañas online de la historia de Chile, el informe presenta interesantes datos para entender a los votantes del futuro.